Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Sempere último.pdf)Sempere último.pdf[ ]424 Kb

SEMPERE ÚLTIMO

 

Por Javier Martín

(Texto publicado con motivo de la edición de la revista Canalobre 69. Atlas Sempere)

 

Intentar dar un poco más de luz de los últimos años (1980-1985) que vivió Eusebio Sempere, es hablar de una vuelta a la temática del paisaje, de la edición de su carpeta de serigrafías más luminosa, y de escultura en diferentes formatos. Todo ello marcado por su enfermedad y la toma de conciencia de su propio final.

Abel Martín fue el único testigo que a diario acompañó y colaboró con Sempere, tanto por ser el amigo fiel durante más de veinticinco años, como por propia decisión del pintor de Onil, al no querer que nadie más se ocupase ni de su obra ni de los cuidados que a diario necesitaba a consecuencia de su enfermedad. En el presente texto haré referencia a aspectos  vividos en propia persona y a hechos que me fueron narrados por el propio pintor o por Abel Martín.

 

1980

Los reconocimientos oficiales por su trayectoria comenzaron en la nueva década al serle concedida la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, que le fue impuesta el 29 de mayo, en el Museo del Prado, por el rey Juan Carlos I.

Se publicó la obra «Sempere», escrita por su amigo y crítico Julián Gállego. Edición a cargo de la Galería Theo, libro referente para conocer los trabajos semperianos realizados en la década de los setenta, gracias a las numerosas reproducciones que contiene.

El cinco de marzo se inauguró, en la Biblioteca Nacional de Madrid, dependiente de la Dirección General del Patrimonio Artístico, Archivos y Museos del Ministerio de Cultura, la «Exposición antológica (1946 -1979)», una muestra con ciento setenta piezas. Coincidiendo con esta exposición retrospectiva-antológica, escribió Sempere:Ha de pasar mucho tiempo para que la pintura pueda ser juzgada con un mínimo de ecuanimidad. Y hasta es posible incluso que la gente del mañana sea muy benévola con mis creaciones.[1]

En lo referente a su producción, el artista de Onil tuvo un año intenso principalmente en el campo de la serigrafía. Tras una selección de las lecturas del salterio, edita la carpeta «La luz de los Salmos», donde el misticismo alcanza altas cuotas gracias a la maestría en el manejo de la luz que sale del interior de cada una de las estampaciones.

LEER MÁS

Add a comment (1)

Fallece el artista geométrico Manuel Calvo

Manuel Calvo Abad (Oviedo, 1934 - Madrid 2018), pintor y escultor geómetra, falleció el pasado 25 de octubre.

La Galería José de la Mano se ha ocupado en estos últimos años de exponer y difundir su obra. Los interesados en la abstracción geométrica recordamos la muestra que dicha galería realizó en 2014: "El silencio. La pintura en blanco y negro de Manuel Calvo (1958-1964)".

 


Add a comment (0)

Sempere en el CADA

 

Eusebio Sempere. coleccion ars citerior

El Centre d'Art d'Alcoi (CADA), sede del IVAM en Alcoi, inaugura el próximo viernes 16 de noviembre la retrospectiva de Eusebio Sempere (Onil, 1923-1985), organizada por el Museo Reina Sofía de Madrid.  Para esta ocasión se mostrarán al público unas 170 obras del artista cinético. La exposición está comisariada por Carmen Fernández Aparicio, Belén Díaz de Rábago y Manuel Borja-Villel. Permanecerá abierta hasta el 3 de febrero de 2019.


Add a comment (2)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Currriculum Waldo Balart.pdf)Currriculum Waldo Balart.pdf[ ]172 Kb

Waldo Balart. Estética de la existencia

Obra de cuatro décadas

Galería Roy , Felanitx (Mallorca)

Inauguración sábado 24 de noviembre a las 17h

Exposición abierta hasta el 10 de febrero de 2019

Waldo Balart. Estética de la existencia

 

 

Waldo Balart define su obra como “sistemática y concreta”. Considera que el arte es un compromiso ético con la vida a través de la estética, en la cual la forma y la estructura en la obra de arte ofrecen el rigor y el color, la fantasía.

Artista de series desarrolladas a lo largo de más de cinco décadas, su actividad plástica es inconsciente y compulsiva. A posteriori, y tras un tiempo de reflexión sobre la obra ya terminada, es capaz de reconstruir el proceso ideológico que ha seguido su mente.

Su idea concreta es una manera de concebir el mundo en el que quiere vivir, por lo que ha despojado de su vida y de sus obras todo lo accesorio y banal, para quedarse solamente con lo esencial, adquiriendo un compromiso ético con la vida basado en el rigor.

Llama a sus lienzos  “Proposiciones” en consonancia a las ideas de Wittgenstein y ha trabajado siempre en series, entre otras: “Lienzos sobre lienzos”, “Paisajes urbanos”, “Cajas”, “Conjuntos no vacíos”, “Injerencias” y “Nudos”. Siempre dentro de la abstracción concreta, alejada de cualquier referencia a nuestro entorno.

Para su trabajo ha creado un sistema basado en un “orden axiomático” del 1 al 8, en el que cada número representa a un color del espectro de la luz y que denomina “Desarrollo cromático del código del espectro de la luz (CEL)” y que utiliza en la confección de cada serie.

 

Waldo Balart. Estética de la existencia. ars citerior. una manera de veure

Longing for the Caribbean. 1998. Acrilico / lienzo. 150 x 150 cm.

 

Exiliado de Cuba tras el ascenso al poder de Fidel Castro, se traslada a Nueva York, donde se relaciona con el mundo cultural más emergente. A principios de los sesenta realiza importantes exposiciones individuales, en la Studio Gallery de Washington DC, en la Galerie Iris Clert de París y en la Graham Gallery de Nueva York, entre otras. Más tarde se traslada a  Madrid, donde entra en contacto con los pintores geométricos del momento, y expone en 1972 en el Museo Español de  Arte Contemporáneo.

Con los años, su proyección internacional ha ido en aumento, tras haber expuesto en centros de arte y museos como el Centro Cultural Mies van der Rohe (Berlín), Paksi Képtár de Paks (Hungría), Vasarely Museum (Hungría), Museum Modern Art Hünfeld (Alemania), Museum für Konlret Kunst Ingolstadt (Alemania) y Art Museum at Florida International University de Miami (Florida, EE.UU.).

Sus investigaciones sobre la luz y el color en la plástica le han proporcionado un espacio propio dentro de la historia del arte concreto.

Javier Martín

 

Waldo Balart. Estética de la existencia. ars citerior. una manera de veure

C.IV., 1.4.6.7., 55º. 2007. Acrílico / lienzo. 60 x 60 cm.

 

 

 


Add a comment (0)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (JAVIER VICTORERO TEXTO ATV.pdf)JAVIER VICTORERO TEXTO ATV.pdf[ ]161 Kb

En el jardín. Javier Victorero

 

Museo de Bellas Artes de Asturias. Palacio de Velarde (Planta 0)

Abierta del 20 de septiembre – 23 de diciembre de 2018,

 

javier victorero.en el jardin

En el jardín V. 2016. 195 x 114cm.

 

Nota de Prensa del Museo de Bellas Artes de Asturias

En el jardín reúne un conjunto de  obras realizadas en los últimos años por el artista Javier Victorero (Oviedo, 1967), a través de las cuales trata de establecer una analogía entre el arte y el jardín pero, también, entre el pintor y el jardinero. La característica principal que relacionaría ambos mundos sería la capacidad del  arte para ordenar el caos, al igual que hace el jardinero en su jardín conteniendo la naturaleza salvaje.

La muestra aglutina una veintena de pinturas, varias cerámicas, obra escultórica y sonido. Una experiencia, por lo tanto, completa para adentrarse en este mundo coincidente del arte y el jardín.

Javier Victorero es una de las revelaciones de la pintura española de los últimos quince años. Además de haber recibido el elogio de importantes críticos, Victorero ha sido seleccionado en los principales certámenes españoles obteniendo, entre otros, el Premio de la Junta General del Principado. Su obra está presente en importantes colecciones públicas y privadas.

 

Javier Victorero: en la noche resiste (fragmento)

Por Alfonso de la Torre

Tienta Victorero una pintura que es siempre de vocación trascendente, poblada ahora por una cierta oblicuidad de la mirada, mundo de fugas angulares a lo Olle Bærtling, formas desplazadas entre celosías, redes o tramas (en la serie “El sueño del jardinero”) y grafías zigzagueantes de “En el jardín”, restallantes tal peces dorados, como haciendo patente la necesidad de detenernos para contemplar. Con aire de fuga, como en el hermoso políptico movido “En el jardín VI” (2018). Racimos de líneas que parecen siempre brotar, erigirse desde el fondo de la pintura antes que representar formas trazadas sobre la superficie. Como espejos que se alejan, en ocasiones sus formas adquieren complejidad, todo contenido en todo lo demás, como buscadoras del lineaje de su sistema de signos10, emuladoras del brote de formas hasta alcanzar la tentativa tridimensional.

Leer texto completo


 (Agradecemos a Alfonso de la Torre la autorización para reproduir su texto)

 

javier victorero

Add a comment (0)

UN LUGAR INVENTADO-AN INVENTED PLACE


Organiza: Ámbito Cultural - El Corte Inglés

Comisario: Alfonso de la Torre

Inauguración: lunes 25 de febrero 2019, 20 h. Se podrá visitar hasta el 4 de marzo 2019

Nota de Alfonso de la Torre

AN INVENTED PLACE-UN LUGAR INVENTADO, es una propuesta sobre la geometría, sobre ese espacio inasible que genera la geometría. Deriva o, tal vez, exilio, un lugar inventado para la geometría. Antes que líneas o planos, formas o colores, ilusiones de la materia, Un lugar inventado presenta una singular reunión de artistas de diversas generaciones cuyo encuentro propone una reflexión sobre la poética del espacio o, en un sentido más amplio e intenso, sobre los signos, una meditación sobre las formas y el espacio. Una cierta metafísica de la geometría, el gran espacio cósmico, en palabras de Paul Klee. En todo caso, el arte, un diálogo misterioso con el Universo, merece, también, el enigma como respuesta.

Los artistas participantes son: Waldo BALART (Banes, 1931); Monika BUCH (Valencia, 1936); José María CRUZ NOVILLO (Cuenca, 1936); Sabine FINKENAUER (Rockenhausen, 1961); Beatriz OLANO (Medellín, 1965) y Cesar PATERNOSTO (La Plata, 1931). “Dos universos paralelos de rayos de energía cromática comunicados”, es el título de la intervención de Waldo Balart. Perteneciente a su serie “Nudos”, “parte de una reflexión sobre los Universos paralelos que quizás existan y que para mí representa una fantasía dentro del ámbito intelectual por lo que la he integrado en mi quehacer cotidiano porque llena todas mis expectativas sensibles y cumple con mis necesidades racionales”. Monika Buch, titula “Viceversa”, observando “en la vida cotidiana estoy mirando continuamente a mi alrededor, descubriendo sombras y reflejos, y me pregunto ¿de dónde vienen?, ¿qué es lo que veo?, ¿Cómo interpretamos lo que ven nuestros ojos?. Podríamos decir que una cosa es mirar y otra es ver. Los ojos miran y el cerebro interpreta las señales que recibe de los ojos. En mi trabajo como artista intento trabajar con estos dos aspectos. Utilizo la geometría haciendo un dibujo lineal, este casi nunca ofrece problemas de interpretación, pero cuando añado los colores, casi siempre una gama de colores, el dibujo adquiere un aspecto tridimensional con el cual puede surgir una ambigüedad en la interpretación de la imagen”. José María Cruz Novillo muestra una propuesta en torno a su obra (casi infinita) “La cuadratura del círculo”. Sabine Finkenauer presenta “Entre paredes”, un proyecto que representa una construcción modular que forman una especie de muro o arquitectura: “un pequeño escenario que nos ofrece la visión simbólica de una pared entre paredes”. Finalmente, “DISTORSIO”, de Beatriz Olano refiere un lugar inventado en distorsión. Un lugar imaginado. Un lugar encantado. Concluye César Paternosto mostrando “Tectónica del espacio pictórico”, un relieve en duplo representativo de su exploración en torno “a las diversas posibilidades de ángulos de lectura del espacio pictórico. Desde que, en 1969, llevé el acento de lo pintado hacia los costados del bastidor, dejando el espacio frontal de la tela en blanco para luego ir gradualmente retornando al frente con breves notaciones, he venido invitando al espectador a leer el objeto pictórico en su totalidad, es decir, la visión integral de la pintura”, a la par que realizando “aperturas en el espacio pictórico que no solo le agrega una  dimensión ambigua, sino que  también  los planos que se proyectan al espacio real remiten a mis experiencias escultóricas”.



Add a comment (0)

Eutiquio Estirado. No llega el lenguaje a las palabras


eutiquio estirado. no llega el lenguaje a las palabras. coleccion ars citerior


Sala de Exposiciones del Palacio Provincial, Alicante

Inauguración, jueves 22 de noviembre a las 12h.

La muestra permanecerá abierta hasta el 5 de enero de 2019


El quimérico museo de formas inconscientes

 Javier Martín

  

"Todos los materiales del pensar se derivan de nuestra sensaciones
externas o internas. Sólo la mezcla y la composición de éstas
pertenece al espíritu y a la voluntad".

David Hume 

 

La personalidad es lo que hace que un individuo sea él mismo y no otro, es lo que pertenece esencialmente a una persona. La noción de individuo no aparece como tal hasta la cultura grecorromana, al convertir a la persona en un ser consciente, libre y responsable. Posteriormente el cristianismo otorgará una base metafísica a la noción de persona. Y durante los siglos XVI y XVII los filósofos debatirán sobre si el alma es una sustancia o está soportada por una sustancia. En la sociedad actual, donde se dan tantas ideas por aceptadas y verdaderas sin saber bien quién, cómo y cuando lo ha establecido, no nos preocupa tanto el significado de las nociones de individuo y personalidad sino más bien la perdida de ambas, lo que nos conduce al miedo a dejar de ser uno mismo, el no tener conciencia de saber quiénes somos y el no reconocer a aquellos que nos han acompañado en el tránsito por la vida.

Con la pérdida progresiva de la memoria vamos perdiendo los sentimientos, y por tanto las respuestas emocionales que conllevan frialdad afectiva al replegarse el individuo en sí mismo. Esta contención de emociones también va produciéndose en aquellos que acompañan a la persona que va perdiendo la memoria de manera progresiva e irreversible, llegando poco a poco entre ambos a desaparecer la comunicación verbal e incluso la del contacto físico. Todo ello tendrá que ser “digerido” por la persona consciente, que tampoco ve ya al que tiene enfrente como a un ser querido sino como a alguien extraño. Todo este proceso, más o menos largo, tendrá como resultado una catarsis tras el fallecimiento del la persona demenciada, y tendrá que saber encauzar esa angustia para saberse finalmente liberado. En el plano que nos ocupa, que es la expresión plástica, quiero recordar al artista norteamericano William Utermohlen, quien tras ser diagnosticado de alzheimer trató de entender la enfermedad pintándose a sí mismo. De esta manera, el pintor fue realizando autorretratos en los que su cara era el mapa de cómo él veía la progresión de la demencia en su cerebro, como en un intento de no perder sus recuerdos.

De todo lo anteriormente dicho nos habla Eutiquio Estirado en su nueva exposición “No llega el lenguaje a las palabras”, una nueva serie pensada y “digerida” durante los últimos cuatro años y finalmente “regurgitada”. En ella los cambios de las formas y la composición van evolucionando al mismo tiempo que la asimilación de un sentimiento afectivo de pérdida, pero sin abandonar una de las constantes en su obra y en su vida, la ironía con la que trata todo. En la elaboración de sus obras, y tras una primera intervención, las deja apoyadas unas sobre otras para retomarlas semanas o meses más tarde. En este estado de espera, en algunas ocasiones se producen transferencias entre ellas, al estar en contacto unas con otras,  y en ese segundo momento reanuda su acción pictórica destruyendo parte de ellas para volver sobre la idea inicial. Así entra en un proceso de destrucción-reconstrucción en el que crea algo nuevo sin perder su primera esencia.

eutiquio estirado. no llega el lenguaje a las palabras

Arrecife. 2018 Técnica mixta sobre madera. Medidas variables

             

En las veinticuatro piezas que nos presenta, Eutiquio nos habla de todo aquello que ha tenido el peso suficiente para hacer mella en su sensibilidad y entrar a formar parte de un cúmulo de imágenes, palabras, números y conceptos que ha ido almacenando no siempre de modo consciente, y que con el tiempo han visto de nuevo la luz. Eso sí, una luz tamizada por los sentimientos acumulados por el artista en este caminar de cuatro años. De este modo han surgido composiciones en las que se observa una evolución en su paleta de colores, donde los azules, verdes y rojos han ido desapareciendo para dar paso al negro en toda su rotundidad, su elegancia y su misterio. Obras que nos hablan del lugar donde se nutre el arte, como “Arrecife”, o de recuerdos e imágenes escondidas por el miedo, como en el caso de Requeriment to correct”. También de sentimientos contradictorios y de palabras nunca dichas, en “Debate de idiotas”, para finalizar con la pieza donde se produce la catarsis ansiada, con esa palabra que todos, tantas veces, hemos pronunciado: “MADRE”.

En definitiva, como escribió Jorge Luis Borges en el poema “Cambridge”, del libro Elogio de la sombra, ”Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.


eutiquio estirado. no llega el lenguaje a las palabras

Requeriment to corret. 2018. Técnica mixta. 120cm x 165cm

                                             

VER CATÁLOGO


Add a comment (1)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Serie Malevich.pdf)Serie Malevich.pdf[ ]373 Kb

La "Serie Malevich" de Julián Casado regresa a Cuenca

 

La obra “Serie Malevich. Variaciones de una misma estructura”, de Julián Casado, será expuesta con carácter permanente a partir del mes de noviembre en el claustro del Parador de Cuenca. La pieza, donada por su viuda, Elia Fernández, a Paradores de Turismo, está Julián Casado regresa a Cuenca considerada como su obra maestra y uno de los trabajos más complejos y profundos del artista. Con esta iniciativa, Paradores se suma al programa de actividades culturales de Cuenca. Precisamente, la creación de Casado retorna a uno de los lugares que más influyeron en la vida del artista. En 1969 trabó amistad con Fernando Zobel y el grupo de pintores abstractos de Cuenca, comenzando así su etapa profesional dentro de la pintura en clave abstracta. La ciudad es sede de uno de los más destacados museos de arte contemporáneo del país.

 

julian casado, serie malevich. coleccion ars citerior

Agradecemos a Javier Plaza Márquez la autorización para reproducir el texto.

Add a comment (0)

Catálogo digital. Julián Casado en el Museo Francisco Sobrino

 

Descargar catálogo


Espacio Gongorino. 1987

Add a comment (0)

Julián Casado. Humanismo y Abstracción Geométrica


Museo Francisco Sobrino. c/ Cuesta del Matadero, 5. Guadalajara

Inauguración viernes 5 de octubre a las 19h. Hasta el 25 de noviembre.


Julián-casado-abstraccion geometrica-humanismo

Espacio para Lady Macbteh, 1994. Acrílico sobre lienzo, 135 x 135  cm.


La presente exposición nos muestra una serie de trabajos en acrílico sobre lienzo, realizados desde 1972 hasta 1994, y que abarcan buena parte de la evolución pictórica de Julián Casado.

La técnica, aprendida de niño con el gouache en la Real Fábrica de Tapices, sería más tarde trasladada por Casado a la pintura acrílica. Delgadas líneas rectas de color, casi milimétricas, a las que añadía sucesivamente una gota más para conseguir la transición cromática y lumínica buscada

La elaboración de los cuadros comenzaba con una concienzuda planificación. Dotaba así de sentido a las distintas evoluciones cromáticas, inscribiendo figuras geométricas en el espacio plástico acotado, y que en función de la incidencia de la luz, conformarían espacios visivos distintos. Todo ello inferido a través de un discurso espiritual y filosófico complejo, con sentido pleno, y que convertiría toda su obra en una continua investigación sobre la luz.

Nos hayamos pues, ante un artista exquisito, con una elaboración extremadamente refinada y perfeccionista, capaz de mostrarnos con sus obras un inmenso espacio espiritual abstracto, de lógica filosófica bien fundamentada, de enorme conocimiento, y en definitiva, de excepcional e indiscutible belleza. 

  Javier Plaza Márquez

Julián-casado-abstraccion geometrica-humanismo


Add a comment (0)

Juan Cuélllar. HEIMLICH


Galería My Name's Lolita Art

Inauguración 27 de septiembre a las 20h


juan cuellar.heimlich.coleccion ars citerior

Heimlich N1. 2018. Óleo / lienzo. 130 x 130 cm.

(imagen cortesía del artista)


Nota de Prensa

La Galería My Name´s Lolita Art expone, en su inicio de temporada,  el último trabajo del pintor Juan Cuéllar (Valencia, 1967). Bajo el título HEIMLICH, el artista presenta una serie de obras, realizadas en óleo sobre lienzo, las cuales son consecuencia directa de su trabajo anterior, que titulado DISTOPÍA, fue exhibido en La Nau, Sala Oberta, de la Universitat de València.

En HEIMLICH, el artista se adentra en el concepto de “extrañeza inquietante”. Según Freud, la palabra alemana Unheimlich (siniestro) es la negación de heimlich, que significa íntimo, familiar, hogareño, amable, refiriéndose a la sensación de espanto que puede provenir de las cosas conocidas y familiares. Por ello, las imágenes que componen la muestra pueden resultar usuales y corrientes, pero a su vez aportan un desasosiego al observar ciertos elementos visuales que rompen, desplazan bruscamente e, incluso, deforman la lógica habitual, dirigiéndola hacia un efecto narrativo opuesto.

 

juan cuellar.heimlich.coleccion ars citerior

La noche blanca. 2018. Óleo / lienzo. 130 x 130 cm.

(imagen cortesía del artista)



En la muestra que presentamos, el espectador observará escenas cotidianas, como un día de feria, o escenas familiares íntimas junto a invitados con capuchas que nos recuerdan al Ku Klux Klan y que refuerzan el sistema de despersonalización. En estas obras, la identidad grupal sustituye y suprime a la individual, en la que Juan Cuéllar consigue transmitir una sensación inquietante e incómoda.
Junto a estos temas también nos encontraremos con paisajes donde, mediante recortes de la imagen tradicional, el pintor nos ofrece una visión incompleta que nos altera su representación, la cual  se reconoce imperfecta e ineficaz, desde el punto de vista de la lógica usual e infrecuente, pero que le imprime un efecto estético excepcional.

Juan Cuéllar representa el complicado mundo freudiano con su tono de humor característico y en su renovado estilo “pop” valenciano, del que es uno de sus herederos más insólitos.
 

 


 

 


Add a comment (1)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (catálogo.pdf)catálogo.pdf[ ]349 Kb

Robert Ferrer i Martorell. El proceso de la forma


Robert Ferrer i Martell. el proceso de la forma



Robert Ferrer i Martell. el proceso de la forma

VISLUMBRAR UN PROCESO

Jacobo Fitz James Stuart


Laberinto

Como galerista soy testigo de la enorme distancia que hay entre un artista y su público, entre el que fabrica y el que contempla o adquiere.

El artista vive en un perpetuo proceso, una vez la obra está acabada, la incubación concluye momentáneamente y la obra cobra una vida propia, contingente, ajena a las intenciones de su creador. La obra puede ser enaltecida, banalizada, maltratada, compartida, puede ser fuente de pensamiento, disfrute, vanidad o especulación financiera. Para mantener la cordura un artista debe soltar a sus hijos y aceptar que una vez han alcanzado la madurez comienzan una nueva vida, un nuevo laberinto.

Cuando una obra se termina lo importante es la semilla de la siguiente y es ese camino de pensar, hacer y crear donde palpita la medula de aquello que, a falta de un término mejor, llamamos arte.

 

El Silencio

Hace ya seis años del Silencio de la luz, la primera exposición de Robert Ferrer en Espacio Valverde. Conocer a Robert en profundidad me llenó de asombro y un leve asomo de terror; todo lo tenía medido, pensado, previsto, desde la ubicación de las obras en el espacio, las herramientas necesarias, las cartelas cortadas a láser… Todo estaba hecho a mano por Robert pero el acabado era tan pavorosamente impecable que uno era incapaz de encontrar un defecto, una bolita de pegamento, un nudo mal atado, el resultado era sencillamente perfecto. (Más tarde Robert me contó que pertenecía a una estirpe de gente ultra-meticulosa, una familia de ópticos, orfebres y cirujanos de la materia que durante mucho tiempo le consideraron el chapuzas de la familia, el desviado, el artista.)

En cierto sentido Robert Ferrer estuvo tan pendiente de todo durante el montaje de El Silencio de la luz que me hizo sentir superfluo. Y, sin embargo, una vez colgada la exposición dentro de la galería comenzamos a armar una instalación que recorría todo el edificio y que requería de grandes artilugios suspendidos del balcón del vecino junto con millones de pequeñas partículas, del tamaño de un posavasos, que flotaban con miles de hilos invisibles a lo largo del paso de carruajes y el patio de Valverde.

Fueron tres días de escaleras, resolución de problemas y muchos, muchos nudos y yo pensé que en aquel momento estaba viviendo algo especial, algo que solamente yo tenía el privilegio de recibir; estaba participando del proceso de materialización de una gran obra.

Soy consciente de que lo que vivía era el último paso de una larga secuencia, (ideación, maquetas, preparación de materiales, etc., etc.) pero esos tres días, codo con codo con Robert, atando y desatando nudos, me ayudaron a vivir la exposición de otra manera, me hicieron vislumbrar el proceso.

 

El Proceso

Vislumbrar el proceso de una gran obra es lo que Robert Ferrer tan generosamente nos brinda en esta exposición: mostrando los planos, las maquetas e instantáneas de distintos momentos en los que se puede apreciar como los aluminios se van desplegando hasta alcanzar su equilibrio y potencia poética.

Una de las particularidades de Robert Ferrer es la importancia que le da al trabajo manual. Esa frescura tan singular que tiene su obra dentro de una tradición tan analítica como la geometría está directamente relacionada con el pensamiento de la mano, con esa férrea voluntad de manufacturar él mismo todas y cada una de sus obras.

Por eso invito a todo aquel que tenga la fortuna de estar disfrutando de esta exposición a contemplar todas y cada una de sus partes no solamente como las fases abstractas de un proyecto sino como el desenvolvimiento manual de alguien que dobla, apunta, corrige, compara, sujeta, pega y manipula el espacio.

Nuestra mente cada vez más informatizada olvida aquellos ámbitos en los que el resultado no es la mera ejecución de un plan. Al igual que un ser vivo es algo más que el desarrollo matemático de sus genes, en el arte es muy importante todo lo que ocurre en medio.

Es ese lugar misterioso que hay entre la intuición y la manipulación, entre el plan y el resultado donde nacen y se despliegan nuevos mundos, es ahí donde radica la diferencia entre técnica (τέχνη) y tecnología.

Robert trabaja siempre mediante el desarrollo de familias en las que una nueva idea aparece, permuta, se multiplica, se desarrolla y da lugar al nacimiento de una nueva familia. Todo esto ocurre con un tempo muy particular, con sus variaciones, escalas y leitmotivs.

Tras un recorrido multidimensional sobre las diferentes procesos creativos concluimos el recorrido con la obra, la única obra sobre la que órbita esta exposición en concreto. Contemplándola, uno se imagina que alguien ha abierto un espacio en la pared para mostrar aquello que estaba oculto. Junto a las aberturas espaciales y cromáticas, unas finas líneas de aluminio oscilan en equilibrio inestable con la lentitud e intensidad de una perpetua búsqueda de significado.

La geometría, al igual que la música, cifra a mí entender un gran misterio que pone en juego matemática, percepción, sentimiento e intelecto; quizá por eso Schopenhauer argumenta que si lográramos resolver el enigma de la música, resolveríamos el enigma del universo.

Comprender por qué la ligera inclinación de un cuadrado sobre otro puede hacernos vibrar está más allá de nuestro alcance y quizá es mejor que así sea. Las manos de Robert como las de un pianista, saben, exploran y comparten un universo en el que podemos, temporalmente y en silencio, repensarlo todo de nuevo.

Un cordial saludo desde Madrid.

(Agradecemos a Jacobo Fitz James Stuart la autorización para reproducir el presente texto)


 


Add a comment (1)

Subcategorías