Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

José Luis Gómez Perales: Constructivismo honesto

José Luis Gómez Perales: Constructivismo honesto. el pintor en su estudioJosé Luis Gómez Perales: Constructivismo honesto

(Madrid, 1923 - Buenafuente del Sistal, Guadalajara 2008)

 

En una conversación con el pintor Waldo Balart sobre arte geométrico, constructivo, concreto o normativo (cualquiera de estas denominaciones nos sirve para hablar de un estilo de pintura que cuenta con una prolongada trayectoria histórica y con una larga lista de pintores que continúan hoy en día indagando en este campo), salió a colación uno de los nombres más respetados en esta línea de trabajo, tanto como persona como por su obra: José Luís Gómez Perales. Esa misma tarde Waldo Balart me dijo con toda la sencillez y sinceridad  propias de él: “si tienes que tener algo de uno de nosotros, tiene que ser de Gómez Perales”.

Por aquel entonces, en el año 2001, yo estaba comenzando a preparar lo que luego sería “El Centro Cálculo, 30 años después”, exposición itinerante en el Museo de la Universidad de Alicante y en los Museos de Arte Contemporáneo de Elche y de Ibiza.

En otoño de ese mismo año me puse en contacto para ir a visitar a Gómez Perales en un pequeño pueblo de Guadalajara, Buenafuente del Sistal. Allí decidieron pasar el último tramo de su larga vida José Luis y su esposa Josefina.

En el viaje de ida y tras dejar las carreteras transitadas, a la altura de Molina de Aragón comenzamos a adentrarnos en un oscuro bosque de sabinas donde sólo la intuición nos hacía elegir un camino u otro. Conduciendo por esos bosques, llegó el atardecer y con él la oscuridad, y gracias a ella pudimos ver unas luces aún lejanas que nos hicieron pensar en que aquel pequeño punto de luz podía ser nuestro destino. La situación nos recordó la película Brigadoon (1954), cuando el personaje interpretado por Gene Kelly descubre el misterioso pueblo de Escocia que solo era visible cada 100 años.

Buenafuente del Sistal posee unas connotaciones muy especiales. Según nos contaron, el promotor del proyecto de su revitalización fue el arquitecto José Luis Fernández del Amo, el que fuera director del Museo Español de Arte Contemporáneo entre 1952 y 1959, quien alrededor de un convento de monjas cistercienses puso en marcha una residencia de ancianos, una hospedería para las personas que fuesen de ejercicios espirituales o simplemente para aquellos que buscaran un aislamiento para reconducir su vida. En Buenafuente no había bar, ni supermercado, ni cobertura para telefonía móvil, ni lugar o casa para pernoctar salvo que fueses invitado por algunos de los que habitaban en lugar tan singular.

Durante el fin de semana que estuvimos, nuestro horario se regía por las  horas de oración del convento: 7:30 Laudes, 8:15 Tercia, 12:40 Sexta, 15:30 Nona, 18:30 Vísperas, 21:00 Completas.

En este lugar de reposo José Luis Gómez Perales seguía trabajando en sus obras constructivistas realizadas con tablas de madera, perfectamente cortadas y pintadas. Desde hacía un tiempo contaba con un programa informático que le ayudaba a ver el resultado, lo que le permitía hacer las variaciones oportunas sin necesidad de realizar pruebas con los materiales.

Nos enseñó obra no solo realizada en los últimos años, sino también de la época del Centro de Cálculo, caracterizada por su economía de medios y sus formas modulares unitarias repetidas, donde el color siempre discreto marca el contrapunto.

No quiero dejar de reseñar el aspecto humano de José Luis, su bondad y la defensa de lo que es honesto y defendible en el arte.

En sus últimos años la salud le dejó sin la posibilidad de seguir trabajando en su pasión por la geometría, y en el mes de diciembre de 2008 fallecía sin haber reseña alguna en las revistas de arte. Yo mismo tardé casi seis meses en conocer la noticia, y es que murió como había vivido, con humildad, sin grandes titulares y apartado por voluntad propia del mundanal ruido.

Javier Martín

Julio 2010

(Imagen gentileza familia del artista)

Powered by Bullraider.com