Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Hugo Fontela. Recién Pintado

Hugo Fontela

 

White Painting. 2014

Técnica mixta sobre lienzo

112 x 214 cm.

 

Cuando comencé a pintar muelles, recién llegado a Nueva York, o mas bien cuando llegue y descubrí los muelles abandonados del East River, intuí desde el principio que aquel lugar decrépito y fascinante sería para mi pintura una fuente importante de inspiración. Los descubrí en el invierno de 2005, durante un paseo muy cerca de mi estudio y, desde ese entonces, de diferentes maneras y con planteamientos estéticos muy distintos, los piers han sido en mi pintura una idea constante y recurrente, que me ha aportado deseos cumplidos, culminando  ahora con las pinturas blancas. Generalmente asimilo el lugar que elijo como punto de partida para pintar, en este caso el destartalado muelle, pintando aquello que veo levemente intervenido. En este caso la pintura Old Pier (2006) significó ese inicio y, a partir de ahí, las hileras de muelles se fueron reduciendo significativamente en mi trabajo, a la vez que el uso del color se fue intensificando. En la exposición realizada en el Palacio Revillagigedo de Gijón, en el año 2008, hubo un texto en una de las salas que ilustraba por aquel entonces mi pensamiento, Espinas clavadas en el agua amarga, antesala del océano, rudo, repleto, rápido y constante. Hudson River”.

Lo que más me interesó después de esas primeras obras de herencia más fotográfica, fue centrarme en los pilotes rotos y doblados, llenos de costra marina, que, deformes, se asemejaban a extraños e inquietantes artefactos, y que emergían de un fondo marino de planteamiento completamente abstracto e incluso en algunos puntos informalista. En esas obras me interesaban dos aspectos o superposiciones: la del fondo completamente libre, donde la pintura no tenía compromiso más que para consigo misma y su propia belleza material; con la de control exhausto del pilote superpuesto a ese fondo. En esas variaciones diferentes, la imagen del muelle fue mutando y transformándose, desde la rudeza de las primeras piezas a la poesía y minimalismo de las últimas. Tras varios años ocupando mi tiempo en otras preocupaciones pictóricas, mucho mas esquemáticas y depuradas, en el inicio del año 2014 retomé el tema de las aguas con energía renovada y con un planteamiento artístico bien distinto.

El erguido muelle superpuesto a los, a veces, agresivos fondos se había transformado en la minima expresión de un pivote de madera casi engullido por el agua, minado y empequeñecido por las mareas, que, poco a poco, lo habían convertido en la mínima expresión de su ser. Y los contundentes fondos se habían convertido en calmadas aguas blancas, influidos quizás por los arenales refulgentes de  la serie de Palmeras originadas en el Golfo de México años atrás.

Las pinturas blancas han sido para mí una forma mental de equilibrio y un resumen plástico de todas aquellas inquietudes que se me han planteado en los últimos diez años. Siempre he tenido la necesidad en mi pintura de tergiversar la realidad de la que parto para hacerla más simple, más legible, sin que pierda, en su trasfondo, la complejidad que le es innata. Y, pictóricamente hablando, también necesito que los recursos usados sean lo mas básicos posibles, los tradicionales, pero combinados de tal modo que lo ordinario se convierta en excepcional.

Hugo Fontela

Mayo, 2014

 Más información: www.hugofontela.es

(Imagen gentileza del artista)

Powered by Bullraider.com