Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Gerardo Gimona. Recién Pintado

Gerardo Gimona


Bodegón con libro amarillo, 2014.

Óleo sobre tela.

55,5 x 46 cm.

 

Desde marzo del año 2009 hasta hace unos días no pinté ni un cuadro, exceptuando el retrato de un perro con el mar de fondo, tras la insistencia de la dueña. Tampoco dibujé. ¿Qué hice entonces durante todo ese tiempo, yo que acostumbraba pintar un cuadro al día o cada dos? Nada... Ir a balnearios.

Nunca acepté de buena gana que los cuadros que pinté desde 2003 hasta 2009 fueran llamados abstractos. Si me preguntaban, yo decía: “Son paisajes, en algún caso bodegones”. Creía seguir siendo, como en mi infancia, un pintor de figura. Y ahora no comprendo esa obstinación, pues los cuadros efectivamente eran abstractos.

Tardé, por lo tanto, poco más de cinco años (esto es: hasta hace unos días) en comprender y decirme: “¿Si querías pintar un bodegón por qué pintabas un mamarracho esperpéntico y no un bodegón?”. Y así es cómo finalmente nació “Bodegón con libro amarillo”. Es evidente que la solución a ese problema de percepción (o de no sé qué) era de lo más simple. Cualquiera, incluso sin ser un gran pragmático, lo hubiera resuelto en un santiamén; pero yo...

“Bodegón con libro amarillo” es un bodegón en toda regla en el que aparecen, sobre una alfombra purpúrea, dos limones, una jarrita de cristal, un trozo de tela blanca, un trapo azul y una novela de tapa amarilla de Curzio Malaparte. La sombra de un objeto que no se ve, de un algo misterioso, asoma abajo a la izquierda. (Alguien me dijo que podría ser la cabeza de un niño. Inmediatamente imaginé un niño algo endemoniado y saturnino, un melancólico wunderkind, que come limones y lee las novelas de Malaparte...). Intenté que la luz fuera la que entra por la ventana en los crepúsculos vespertinos, cuando en los cuartos de nuestras casas las naturalezas muertas están bien muertas.

 Gerardo Gimona

Mayo 2014    

Más información: gerardogimona.blogspot.com

 

 

Powered by Bullraider.com