TOGA SALE DE UN CHAGALL

    Queremos agradecer muy especialmente a Tomás Paredes (Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte) la aportación realizada a nuestra Web con  la escritura de un texto sobre la artista Lidia Toga que aquí les presentamos


    TOGA SALE DE UN CHAGALL

    Y entra. Va y viene, con su violín y un arco de libélulas o siendo un pollo su media na-ranja. Habla con Chagall y se sonroja en azul, mientras un drosómetro mide las lágrimas de las orquídeas. Lidia Toga, que no es de provincias, se fue a vivir a un chagall, como Blanca Andreu cuando cabalgó desnuda sobre Adonais coranada de diamantes.

    Los siameses se revelan en tropel en distintas direcciones y oyen los cantos de sirena, que intentan emular a los cisnes negros de cuello blanco. Lidia es un árbol con las raíces en el viento que crece hacía el infinito con hojas fluorescentes sobre ramajes de nieve.

    Pesca monos en los espejos del callejón del gato y cría sueños que alimentan a las aves que miden la dimensión. Con la longitud del cariño traza caminos por donde se deslizan los delfines que saludan a las estrellas indefensas.

    En el plenilunio, cuando los luceros conversan, convoca al mar para que tiña de lapislá-zuli el universo y ponga alcatifa celeste a sus pies. Con sus crótalos de fuego danza la lluvia, que se hurta a los desiertos en los rincones del cielo. Trae en sus ojos un carga-mento de espliego y va sonámbula con un carcaj de lápices y un verso con ardor druida.

     

    Tomás Paredes

    Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte.

    {phocagallery view=category|categoryid=5|limitstart=0|limitcount=0}

    www.lidiatoga.com  acuarelas

    www.lidiatoga.com pinturas

    © Javier B. Martín. Todos los derechos reservados.
    Free Joomla! templates by Engine Templates