Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Joan Miró. Biografía

Joan Miró. Biografía

MIRÓ I FERRÀ, Joan (Bar­ce­lo­na, 1893 – Palma de Ma­llor­ca, 1983), fue una de las gran­des fi­gu­ras del arte del siglo XX a nivel in­ter­na­cio­nal, y desa­rro­lló un per­so­nal len­gua­je cer­cano al su­rrea­lis­mo que in­flu­yó po­de­ro­sa­men­te tanto en sus con­tem­po­rá­neos como en las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes. Se formó en Bar­ce­lo­na, pri­me­ro en la Es­cue­la de la Lonja y pos­te­rior­men­te en la Aca­de­mia Galí, de es­pí­ri­tu más re­no­va­dor. En esa es­cue­la y en el Cer­cle Ar­tís­tic de Sant Lluc, tam­bién en Bar­ce­lo­na, el joven Miró co­no­ce­rá a al­gu­nos de sus gran­des ami­gos, como el crí­ti­co Se­bas­tià Gasch, el poeta J.V. Foix, el pin­tor Josep Llo­rens Ar­ti­gas o el pro­mo­tor ar­tís­ti­co Joan Prats. Así, desde sus años de for­ma­ción se re­la­cio­nó di­rec­ta­men­te con los círcu­los más van­guar­dis­tas de Bar­ce­lo­na, y ya en la tem­pra­na fecha de 1918 rea­li­za su pri­me­ra ex­po­si­ción, en las Ga­le­rías Dal­mau de Bar­ce­lo­na.

En 1920 se tras­la­da a París y se en­cuen­tra con Pi­cas­so, Ray­nal, Max Jacob, Tzara y los da­daís­tas. Estos se­rían los años cru­cia­les de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, en los que Miró des­cu­bri­rá su len­gua­je per­so­nal. En París en­ta­bló amis­tad con André Mas­son, en torno a quien se agru­pa­ba el de­no­mi­na­do grupo de la Rue Blo­met, fu­tu­ro nú­cleo del su­rrea­lis­mo. Así, bajo la in­fluen­cia de los poe­tas y pin­to­res su­rrea­lis­tas, con quie­nes com­par­tía mu­chos de sus plan­tea­mien­tos teó­ri­cos, va ma­du­ran­do su es­ti­lo; trata de tras­po­ner a lo vi­sual la poe­sía su­rrea­lis­ta, ba­sán­do­se en la me­mo­ria, la fan­ta­sía y lo irra­cio­nal. Desde este mo­men­to su es­ti­lo ini­cia una evo­lu­ción que le lleva a obras más eté­reas, en las que las for­mas y las fi­gu­ras or­gá­ni­cas se re­du­cen a pun­tos, lí­neas y man­chas de color abs­trac­tos.

En 1924 firma el pri­mer ma­ni­fies­to su­rrea­lis­ta, aun­que la evo­lu­ción de su obra, de­ma­sia­do com­ple­ja, no per­mi­te ads­cri­bir­le a nin­gu­na or­to­do­xia de­ter­mi­na­da. Su ter­ce­ra ex­po­si­ción en París, en 1928, su­po­ne su pri­mer gran triun­fo: el Museo de Arte Mo­derno de Nueva York ad­quie­re dos obras suyas. A par­tir de los años trein­ta Miró se con­sa­gra como una de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das del pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co in­ter­na­cio­nal, así como uno de los crea­do­res clave del siglo XX. Pre­ci­sa­men­te en ese mo­men­to el ar­tis­ta, in­con­for­mis­ta por na­tu­ra­le­za, entra en una fase que de­no­mi­nó de “ase­si­na­to de la pin­tu­ra”, en la que re­nun­cia vo­lun­ta­ria­men­te a ser pin­tor y ex­pe­ri­men­ta con otros me­dios, como el co­lla­ge, el di­bu­jo sobre pa­pe­les de di­fe­ren­tes tex­tu­ras o la cons­truc­ción de “ob­je­tos” con ele­men­tos en­con­tra­dos, su pri­mer acer­ca­mien­to a la es­cul­tu­ra. Así, aun­que pron­to re­to­mó la prác­ti­ca de la pin­tu­ra Miró ya nunca aban­do­na­rá su deseo de ex­pe­ri­men­ta­ción con todo tipo de ma­te­ria­les y téc­ni­cas, entre ellas la ce­rá­mi­ca, el bron­ce, la pie­dra, las téc­ni­cas grá­fi­cas e in­clu­so, desde 1970, el tapiz. Re­gre­sa a Es­pa­ña en 1941, y ese mismo año el Museo de Arte Mo­derno de Nueva York le de­di­ca una re­tros­pec­ti­va que su­pon­drá su de­fi­ni­ti­va con­sa­gra­ción in­ter­na­cio­nal.

Du­ran­te la dé­ca­da de los cin­cuen­ta ex­pe­ri­men­tó con otros me­dios ar­tís­ti­cos, como el gra­ba­do, la li­to­gra­fía y la ce­rá­mi­ca. Desde 1956 y hasta su muer­te, en 1983, re­si­de en Palma de Ma­llor­ca en una suer­te de exi­lio in­te­rior, mien­tras crece su fama in­ter­na­cio­nal.

 

A lo largo de su vida re­ci­bió nu­me­ro­sos pre­mios, como los Gran­des Pre­mios de la Bie­nal de Ve­ne­cia de 1954 y de la Fun­da­ción Gug­gen­heim en 1959, el Car­ne­gie de Pin­tu­ra en 1966, las Me­da­llas de Oro de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña (1978) y de las Be­llas Artes (1980), y fue nom­bra­do Doc­tor Ho­no­ris Causa por las uni­ver­si­da­des de Har­vard y Bar­ce­lo­na. En la ac­tua­li­dad su pro­duc­ción puede con­tem­plar­se en la Fun­da­ción Joan Miró de Bar­ce­lo­na, inau­gu­ra­da en 1975, así como en los prin­ci­pa­les mu­seos de arte con­tem­po­rá­neo de todo el mundo, como el Thys­sen-Bor­ne­mis­za, el MoMA de Nueva York, el Museo Reina Sofía de Ma­drid, la Na­tio­nal Ga­llery de Wa­shing­ton, el MNAM de París o la Al­bright-Knox Art Ga­llery de Buf­fa­lo.

Powered by Bullraider.com