Mirar un cuadro de Josep Guinovart: Nàufrag

    Josep GUINOVART

    (Barcelona, 1927-2007)

     

     

     

    Nàufrag

    2004.  Técnica mixta sobre madera y urna de metacrilato. 40 x 48 cm.

     

    Si algo caracteriza la trayectoria de la obra pictórica de Josep Guinovart es el uso de materiales diversos, desde semillas, cáscaras de huevo, paja quemada o barro, éste último presente siempre en sus obras de los sesenta, en ocasiones en forma de pigmentos y, en otras, modelado e incorporado a la superficie de la obra. Son objetos extrapictóricos que identifican su quehacer. Con el tiempo llegaría a incorporar bombillas, hilos, cordones, platos y hasta ojos de cristal, entre otros múltiples y variados elementos.

    En el caso de Nàufrag incorpora formas volumétricas que, al agregarse a la obra, le hacen perder su bidimensionalidad. Con una gama de colores azules que tan bien saben tratar los pintores mediterráneos, baña toda la superficie, transmitiéndonos una sensación de perturbación y desasosiego.

    “Desde un eco figurativo, con connotaciones surrealistas y con una permanente mirada a la naturaleza, Guinovart realiza una obra en la que es frecuente la sensación de vértigo, una cierta rabia inconformista traducida a su pintura”. [1]

    Javier Martín.

     



    [1] Alfonso de la Torre: Los artistas de la época informalista en España en la colección Circa XX, Catálogo exposición Fundación Duques de Soria, Centro Cultural de la Audiencia, Soria, 2009.

     

    © Javier B. Martín. Todos los derechos reservados.
    Free Joomla! templates by Engine Templates