Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Mirar un cuadro de Águeda de la Pisa: La música interior se iba en el aire

Águeda de la PISA

(Palencia, 1942)

http://www.aguedadelapisa.es/

 

agueda de la pisa. mirar un cuadro

La música interior se iba en el aire. 2002.

Acriíico y papel sobre lienzo.

81 x 130 cm.

 

Para el comentario de esta obra de Águeda de la Pisa queremos valernos de alguno de los comentarios que su buen amigo y pintor Joaquín Vaquero Turcios, dijo a propósito de sus pinturas, que muy bien podemos aplicar a esta obra  en concreto.

El pintor tiene un mundo visual interior. Allí encuentra una luz especial, unas particulares relaciones espaciales, unos colores que le son conocidos, unas texturas que satisfacen su tacto y su vista con los cuales, combinándolos, intenta una y otra vez conseguir acercarse a una imagen clara, pero vaga y huidiza que aparece reiteradamente en el interior de los corredores de su cerebro”.

Refiriéndose a la sensación de levitación de las formas que dan la composición a la pintura de Águeda de la Pisa, refiere Vaquero Turcios que “parece claro que existen algunas que flotan a media altura en un espacio vacío, donde permanecen en suspensión inmóviles, o mejor, casi inmóviles, pues transmiten una sensación de leves cambios. Una condición indispensable para que se dé esta sensación es la ausencia de perspectiva, la proyección de la imagen a un plano situado en el horizonte, en el punto de fuga, allí donde el espacio  y el tiempo se hacen estables. Si a ello se suma la simetría, su intensidad espiritual aumenta”.

“…. la pintura de Águeda de la Pisa es una pintura visionaria, la cualidad más alta y más intensa que pueda alcanzar esa “superficie recubierta de colores en un cierto orden. La única que justifica la necesidad de pintar de contemplar lo pintado.”

Simétricos con respecto a un eje vertical son muchos de los cuadros de Águeda de la Pisa. Simétricos como un rostro, como la fachada de un templo griego, como un libro abierto, como un árbol o la hoja de un árbol. Todas las imágenes cargadas de espíritu simbólico son simétricas. Esa disposición frontal, equilibrada, transmite una sensación de calma y trascendencia, de autoridad, de autoridad espiritual…. Los temas simétricos en los núcleos centrales  de las pinturas de Águeda transmiten la sensación de ser visiones obtenidas en la paz y la luz de la meditación.

Como la palabra simetría se usaba también para significar armonía, ese sentido nos vale igualmente para estas obras que son, a la vez, armónicas y simétricas.

 

Joaquín Vaquero Turcios

(Extractos del texto  para el catálogo de la exposición de Águeda de la Pisa, Valladolid  2003)

Powered by Bullraider.com