Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 018. Rafa Macarrón. Tendencia al infinito

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

18ª entrega

 

 

 

 

 

Tendencia al infinito.

Rafael Macarrón. 2011.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. rafa macarron. tendencia al infinito

(imagen gentileza del artista)

 

Tras muchos meses de falta de comunicación entre el padre, la madre, el hijo y su perro -que respondía al nombre de Fibonacci-, decidieron sentarse una tarde a hablar del problema. Incluso el can atendía a las explicaciones de cada uno y, de vez en cuando, ladraba como si también participara en los debates familiares. Tras una larga discusión, llegaron a la conclusión de que el problema estaba en la casa. Su falta de armonía era el origen del malestar: no había ningún ángulo recto, las habitaciones carecían de toda proporción y los ángulos obtusos estaban presentes en cada esquina. El hijo, estudiante de matemáticas y gran aficionado al cine, llegó a exclamar que aquella vivienda parecía estar inspirada en El gabinete del Dr. Caligari.

Les bastó unas semanas para dar con la vivienda apropiada. Lo supieron en cuanto cruzaron la puerta de entrada: sus líneas eran limpias y todos sus módulos seguían la proporción áurea, como rápidamente apuntó el joven euclidiano. Pintaron todas las estancias en tonos vivos: amarillo, azul y rosa, y cada habitación daba la sensación de ser una pintura en sí misma. Decidieron no colgar cuadro alguno y disfrutar de la monocromía, que los cuatro miembros de la unidad familiar se sentaban juntos a observar. Geometría, razón áurea y color habían logrado la convivencia.

Javier Martín.
 

 

 

Comentario

La proporción de una obra de arte no siempre es posible modificarla sin perder el sentido inicial, pues podríamos estar realizando tan solo una mala copia en tamaño grande. Las grandes construcciones con sus líneas exuberantes, al igual que algunos grandes lienzos, en ocasiones sirven únicamente para impresionar al observador poco experto. Hace ya varias décadas un pintor español dijo que “un cuadro grande no es necesariamente un gran cuadro”.

A.S.
Arquitecto

 



 

 

Powered by Bullraider.com