Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 010. José Miguel Pereñiguez. Tómbe

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Tómbe. José Pereñiguez.pdf)Tómbe. José Pereñiguez.pdf[ ]402 Kb

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

10ª entrega

 

 

 

 

 

Tómbe.

José Miguel Pereñiguez. 2009.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. jose miguel perez ñiguez. tombe

(imagen gentileza galería Rafael Ortiz)

 

Tras una noche de insomnio, en la que se suelen agolpar multitud de pensamientos, me levanté con la firme decisión de llevar a la práctica un proyecto: que la obra pictórica de mi difunto marido no cayera en el olvido.

Animé  a mis dos mejores amigas, cuyos esposos, también pintores, habían fallecido hacía unos años. Una de ellas, con holgados recursos económicos, decidió rehabilitar el último estudio de su esposo para mostrar una selección de sus trabajos. No resultaba difícil que este proyecto viera la luz, pues su obra no era de las denominadas “fáciles” para el gran público, pero seguro que sería un punto de referencia para los seguidores de un arte puro y equilibrado. Sólo le quedaba la duda de quién se ocuparía de mantener esa pequeña pero exquisita fundación.

El proyecto de mi segunda amiga se vio truncado, desanimada desde el primer instante por sus hijos, que consideraron más el lado práctico del proyecto que no la vertiente sentimental.

En mi caso, con una gran cantidad de obra guardada y bien administrada durante años, me dispuse a dar los primeros pasos para una donación y la creación de un museo que llevase el nombre de aquel que había sabido arrastrarme hacia el apasionante mundo del arte. Gracias al apoyo inmediato de un buen grupo de amigos, pudimos comenzar a proyectar las directrices del centro. Y así, tras unos años con no pocos quebraderos de cabeza, se inauguró el museo que iba a ser el proyecto que llenaría el resto de mi vida y que mitigaría la pérdida de aquel honesto pintor que, estoy segura, estaría orgulloso de que su legado pictórico esté ahora a la vista de todos.

Javier Martín.


Como alcalde, cargo que ostento desde hace más de dos décadas, me sentí honrado el día en que me propusieron la creación de un museo a partir de una colección de pintura que quedaría depositada en una de las casas señoriales con que cuenta esta villa.

Eran tiempos de bonanza económica, y con un poco de esfuerzo se pudieron reunir los recursos necesarios para ver al fin la inauguración de este pequeño pero entrañable museo, del que todos nos sentimos orgullosos y del que hace años podemos disfrutar.

El tiempo ha ido pasando y las circunstancias cambiando, y en estos momentos de dificultades resulta necesario explicar a mis paisanos el por qué merece la pena seguir manteniéndolo. Sus visitantes no solo pernoctan en los hoteles y pensiones de la localidad, sino que son muchos otros los negocios que se benefician: los restaurantes donde degustan nuestra gastronomía, los bares donde toman unas copas tras pasear por nuestras calles, las tiendas donde compran nuestros productos típicos. Especialmente panaderías, donde “los forasteros”, así llamamos a nuestros turistas, hacen cola los domingos por la mañana para llevarse a sus ciudades un cálido y gustoso recuerdo de nosotros.

 A.G


 

 

Powered by Bullraider.com