Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 007. Salvador Victoria. Sin título.

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Salvador Victoria.  Sin titulo.pdf)Salvador Victoria. Sin titulo.pdf[ ]333 Kb

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

7ª entrega

 

 

 

 

 

Sín título.

Salvador Victoria. 1991.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. salvador victoria. sin titulo

(imagen gentileza del artista)

 

No importa que salga nublado o con sol, que haga frío o calor, yo siempre me encuentro a la misma temperatura y grado de humedad. Ahora hay una persona que aprecia lo que soy y cuida de que no me pase nada malo. Afortunadamente, los días en que estuve expuesto a los bruscos cambios de temperatura, al humo de chimenea y del tabaco ya han pasado. En estos momentos, estoy acomodado entre tisúes y espumas para estar bien resguardado, y una caja de madera me protege de cualquier agresión externa.

Recuerdo cuando  me transportaron hasta una habitación y me amontonaron junto a otros. Pero tras oír el feliz golpe de un martillo sobre una mesa, alguien me trajo aquí, me limpió, me puso un cristal protector y tras observarme durante unos días me acomodó en esta estancia.

Confío en que pronto me transporten a una bonita sala donde estaré a la vista de todos. Bajo los mejores cuidados y una luz apropiada, mis colores lucirán con toda plenitud y rendiré homenaje a la memoria de aquel que me creó, hace ya muchos años.

 

Javier Martín

Comentario

Me conmueve ver cómo en ocasiones me traen las obras para ser subastadas: a medio embalar, con golpes en los marcos e incluso con manchas de humedad o el cristal roto. No es mi función la de acondicionarlos y restaurarlos, pues eso será responsabilidad de aquel coleccionista que se adjudique la obra. Los motivos del por qué los traen aquí son variados, pero el más habitual es el del cambio generacional de la propiedad, pues suele establecerse un vínculo de afecto difícil de romper entre el coleccionista que la adquirió y su obra. En defensa de nuestra labor, en la que algunos solo ven su aspecto mercantil, quiero citar las palabras del escritor Edmond  de Goncourt: “No quiero que ninguno de mis dibujos, mis muebles, mis libros, en fin, los objetos de arte que han hecho mi vida más feliz, acaben en la fría tumba de un museo, sino desperdigados por los golpes de martillo del subastador. Y que el goce que me procuró la compra de alguno de ellos se repita en otra persona, heredera de mi gusto”.

 

S.S.

Tasador de obras de arte.

 

 

Powered by Bullraider.com