Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 006. Pep Garro. La Moma y el microprocesador

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

6ª entrega

 

 

 

 

 

La Moma y el microprocesador

Pep Garro. 2011.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. pep garro. la moma y el microprocesador

El emperador Carlos I llamó al anatomista y cirujano flamenco Andries van Welsel, más conocido como Andreas Vesalio, para ocupar el puesto de cirujano imperial. Desde un primer momento surgió la envidia entre los médicos españoles de la Corte,  que se unieron para que el autor del libro De humani corporis fabrica no llegara a tratar al monarca bajo ninguna circunstancia. Recordemos la rivalidad existente, durante muchos siglos entre médicos y cirujanos y el gran desprecio hacia éstos últimos al relacionar su trabajo con prácticas cruentas consideradas propias de un estatus poco elevado. La llamada a Vesalio ha sido una de tantas ocasiones en que la envidia ha unido a personas divididas entre sí, al sentir una amenaza común. Pero, por suerte, la historia ha puesto a Vesalio en el lugar que le corresponde, gracias a sus estudios anatómicos basados en la observación directa de cadáveres, algo prohibido durante siglos.

Una de las ediciones del tratado anatómico de Vesalio, junto con sus magníficas ilustraciones del cuerpo humano, acabó cuatro siglos más tarde en manos de un pintor español, que pensó que con aquellas figuras realizaría una serie de  obras caracterizadas por su contundencia. Así, tras mucho meditar la manera de plasmar la fuerza de los dibujos de los cuerpos con sus músculos diseccionados, pensó en confrontarlos dentro de un mismo plano con figuras geométricas. De este modo, logró evidenciar con pocos  medios conceptos sobre la condición humana, como el dolor o la soledad, confrontando al hombre con las reglas físicas y matemáticas que rigen el universo. El resultado fue una de las obras más emblemáticas de toda su trayectoria artística.

El pintor siempre ha estado orgulloso de su quehacer. Ha donado su obra a su pueblo, para que pueda ser admirada por todo el que quiera. Pero ahora algunos han conseguido impedir su contemplación por el público. La envidia, una vez más, ha vuelto a aparecer, y  ahora no es un grupo de médicos de la Corte, sino ciertos poderes públicos.

Estamos seguros de que, pasado un tiempo, aparecerá la persona culta y madura que no envidie a nadie, y la Virtud, representada por la Moma, reparará el daño hecho.

 Javier Martín.

 

Comentario

En este texto se habla de las tres cosas que más me han interesado a lo largo de mi vida: la anatomía, las manifestaciones religiosas y el arte. Recuerdo que siendo profesor en la Universidadde Medicina de Valencia explicaba anatomía al alumnado con unas láminas conocidas coloquialmente como “Belorcios”. Se trataba de unas reconstrucciones humanas recortables, realizadas por planos de disección, que bien podríamos decir que eran la versión contemporánea del Vesalio. También me es familiar el personaje dela Moma, que representala Virtud, y lucha en una danza el día del Corpus contra los siete personajes de los vicios o pecados capitales. Y mi interés por la pintura me ha llevado por muchos lugares de nuestro país buscando pequeños museos como el de Salvador Victoria en Rubielos de Mora, el de Esteban Vicente en Segovia, el Espacio Guinovart en Agramunt o el Espacio Torner en Cuenca. Todos ellos en peligro de ser cerrados de manera definitiva por aquellos que creen que la cultura no es lo suficientemente importante como para darle su apoyo, privándonos de este modo de verdaderos espacios de belleza.

M.M.

Profesor de Anatomía.


 

 

Powered by Bullraider.com