Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 45. Daniel Verbis. Ma-mapa-pa

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Ma-mapa-pa.DanielVerbis.pdf)Ma-mapa-pa. Daniel Verbis. 2010[ ]439 Kb

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

45ª entrega

 

 

 

 

 

Ma-mapa-pa

Daniel Verbis. 2010.

 

   

Al cálido calor de una estufa de leña, se encontraban reunidos dos amigos, compartiendo un té y muchos recuerdos. Aunque los dos vieron por primera vez la luz el mismo año y coincidieron en su pasión temprana por llegar a ser buenos pintores, durante muchos años sus trayectorias no coincidieron. Uno había nacido en una pequeña población al lado del mar, el otro en una gran ciudad del interior. El inicio del camino fue muy diferente entre ellos: el primero contó con el apoyo incondicional de la familia, aunque de escasos recursos económicos; en cambio, el pintor urbano había disfrutado de una buena educación, gracias a unos  padres cultos y al aprendizaje en un colegio de prestigio, pero siempre con la presión de orientar su porvenir hacia el negocio familiar, una fábrica de muebles, un trabajo que le permitiría hacerse un “hombre de provecho” y que tuvo que compaginar con su formación universitaria.

A los treinta años sus caminos seguían sin encontrase. Mientras el humilde pintor de pueblo viajó al extranjero para conocer los últimos movimientos artísticos, su futuro amigo permaneció trabajando en la empresa familiar, desmotivado para acabar los estudios, dibujando en sus ratos libres, oculto de las miradas de sus más allegados, que creían que esa “afición bohemia” ya estaba superada.

Cuando cumplieron los cuarenta sus andaduras artísticas se unieron en más de un proyecto y se conocieron personalmente, gracias al empuje y ayuda de un amigo en común. Ambos se integraron en el mismo grupo artístico, bajo una misma tendencia plástica. Los pequeños éxitos les animaban a seguir adelante por un camino lleno de obstáculos, en el que en ocasiones el apoyo venía de las buenas relaciones que habían hecho gracias a su carácter afable. Así, llegaron a tener el reconocimiento no sólo de la crítica, sino de sus propios compañeros de profesión.

Al cumplir los cincuenta se encontraban instalados en sus confortables viviendas, equipadas con muebles de los mejores diseñadores europeos, y, como contrapunto, pequeñas antigüedades que habían ido adquiriendo en sus viajes. La vida les sonreía. Sus obras se exponían frecuentemente, dentro y fuera del país, y nada parecía detener el ascenso de sus carreras. Solían reunirse con otros amigos a disfrutar de la conversación tranquila, en una casa con vistas a un magnifico paisaje rocoso, erosionado por el paso de un río de aguas milenarias, un conjunto que creaba una luz incomparable que inundaba las estancias.

En su madurez artística habían alcanzado todo aquello que nunca hubiesen podido imaginar años atrás, y el reconocimiento de su pintura era incuestionable. Pero su destino iba a ser divergente. Mientras uno de ellos moría tempranamente, en el inicio de su madurez y en el cenit de su creación, el otro le sobrevivió más de dos décadas, con una evolución pictórica constante. Solo pudo  ser la muerte la encargada de hacerlos coincidir una vez más.

 

Javier Martín

Imagen gentileza del artista

Comentario

“Los mismos cueros tenemos todos los mortales al nacer, y sin embargo, cuando vamos creciendo, el destino se complace en variarnos como si fuésemos de cera y en destinarnos por sendas diferentes al mismo fin: la muerte.”

 

                                                                            Camilo José Cela

                                                                  (La familia de Pascual Duarte)
Powered by Bullraider.com