Entrega 42. Fernando Martín Godoy. Caja IV

    Leyendo cuadros. Mirando historias. 

    42ª entrega

     

     

     

     

     

    Caja IV

    Fernando Martín Godoy. 2012.

    Caja IV. Fernando Martín Godoy

     

    Bastaron unas breves palabras a través del teléfono para que nos cambiara la vida. La noticia de la muerte trágica de un amigo muy querido, nos hizo acudir rápidamente a su casa. Ante el muro de la  vivienda en que había vivido en los últimos años, me fijé en la inscripción que estaba grabada al lado de la puerta de entrada: tempus breve est.

    Accedimos a la casa por el garaje, que permanecía entreabierto, y allí encontramos varias cajas de madera perfectamente selladas, con la impresión de que estaban esperándonos desde hacía mucho tiempo. En ese instante comprendí que era a nosotros a quienes iba a corresponder abrirlas y que al hacerlo tal vez descubriríamos aspectos desconocidos del amigo fallecido.

    Hay que realizar una profunda inspiración y adoptar una actitud respetuosa cuando comienzas a abrir los cajones o los sobres que la persona fallecida dejó cerrados. Con el paso de los años todos vamos guardando cartas, fotos, objetos y otros recuerdos, con la idea de que tendremos tiempo de hacerlos desaparecer antes de que nos llegue el final. De no ser así pueden llegar a ser vistos por ojos ajenos.

    Por suerte el paso del tiempo mitiga el dolor, y nos hace olvidar lo que han sufrido aquellos que nos precedieron, para que nosotros disfrutemos de lo que nos legaron. Aunque los años nunca lleguen a hacer desaparecer las lágrimas de nostalgia en el transcurso del sueño.

     

    Javier Martín

    Imagen gentileza del artista

    Comentario

    “El día de tu muerte sucederá que lo que tú posees en este mundo pasará a manos de otra persona. Pero lo que tú eres será tuyo por siempre.”

    Henry Van Dyke

    Escritor y clérigo

    © Javier B. Martín. Todos los derechos reservados.
    Free Joomla! templates by Engine Templates