Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 33. Víctor Cámara. Los coleccionistas

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

33ª entrega

 

 

 

 

 

Los coleccionistas

Víctor Cámara. 2009.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. victor camara.los coleccionistas

 

Tras la última subasta, incorporó el cuadro número quinientos a su colección. Hacía tiempo que esperaba la salida al mercado de una obra de su pintor favorito. No solo se había hecho con ella, sino que la había conseguido a un precio muy razonable, tal vez porque las obras de ese artista, muy reconocido en otro momento, ya no estaban “de moda”.

En ocasiones, algún centro de arte o museo solicitaba al coleccionista el préstamo de una obra y, aun con muchas reservas, siempre accedía a la petición. Finalizada la exposición, cuando la obra era devuelta,  la recibía como a un hijo pródigo que hubiera pasado largo tiempo lejos de casa. Abría la caja, quitaba el papel burbuja y el tissue que lo cubría, para comprobar, como buen padre protector, que se encontraba en perfectas condiciones y exclamaba: “Ya estamos todos en casa”.

No podía ver a diario a toda su “prole”, pero sabía que los había dejado acomodados en las mejores condiciones de temperatura y humedad, lo que le permitía estar tranquilo sobre su conservación, aunque el inevitable miedo a un incendio le producía desazón tan sólo con pensar que esa amenaza fuera verbalizada por sus más allegados, un reducido grupo de amigos que eran invitados, muy de tarde en tarde, a traspasar el umbral de su casa y estar con su “familia”.

Sobre su futuro, todo estaba planificado. Llegado el momento de que le sobrevivieran, algún pariente lejano, prácticamente desconocido, los llevaría a la casa de subastas, de  donde  habían partido años atrás. Y allí, a golpe de martillo, volverían a formar parte del mercado. En el remoto caso de que las obras pudiesen perecer antes que él mismo, cerraría las puertas de la casa y se quedaría dentro con sus “difuntos”, pues sólo la muerte podría romper su vínculo.

 
Javier Martín

 

Comentario

“Una cosa es tener un piso bien amueblado, y otra es tener una colección”.

 

                                                               Gustavo Torner

                                                               Pintor y escultor

Powered by Bullraider.com