Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrega 21. Emilio González Sainz. La Abadía

Leyendo cuadros. Mirando historias. 

21ª entrega

 

 

 

 

 

La Abadía.

Emilio González Sainz. 2011.

leyendo cuadros mirando historias. coleccion ars citerior. emilo gonzalez sainz. la abadia

(imagen gentileza galería Siboney)

 

Desde mi árbol, al verlo tendido en el suelo, calentándose junto a la hoguera y al refugio de las ruinas de la vieja abadía, nunca hubiese podido imaginar que aquel joven dinámico y amante de este rincón del lago, iba a desembocar en la situación actual. Él, un triunfador, vio cómo su empresa, la que había levantado con gran esfuerzo, se arruinó en poco tiempo. En un principio intentó remontar la situación con su patrimonio, poniéndolo a disposición de aquellos que aún confiaban en recuperar una última inversión, pero en pocos meses este respaldo no fue suficiente y la imposibilidad de reflotar su negocio le llevó a pedir créditos a prestamistas de dudosa moral y legalidad. En breve tiempo, no pudiendo hacer frente a esa deuda personal, y ante el peligro de su propia integridad física, decidió huir lejos de aquella sociedad. Dejó familia, amigos y conocidos y llegó aquí, a este rincón de naturaleza serena, donde tantas veces había venido junto a otros amigos en sus años de juventud, en una época en la que todo estaba por ocurrir y descubrir.

Vino a refugiarse entre estas ruinas para poder pensar y comprender el porqué y el cómo había llegado a esa situación.

No sabemos cuánto tiempo necesitará permanecer entre nosotros, alejado de la sociedad en la que un día triunfó. Sólo podemos decir que esta mañana sigue ahí, en el mismo lugar, y no creemos que pueda salir de esta situación por sí sólo. Nosotros seguiremos velando sus sueños desde nuestra rama, esperando cada día que alguien venga a ayudarle, pero aunque así fuese dudamos de que vuelva a ser el mismo.


Javier Martín.

 

Comentario

Atraído por la parte alta de la ciudad de Cuenca, he viajado a ella en  numerosas ocasiones durante los últimos años. En el trayecto, a la altura de Motilla del Palancar, lindando con la carretera, había una nave a medio construir con una gran pancarta que ponía: “Aquí murió un sueño”. Al ver la obra de Emilio González Sainz me vino a la mente este recuerdo. Desconozco los motivos que llevaron a una persona emprendedora a colgar un mensaje tan desesperanzador, pero el resultado final bien podría parecerse al del protagonista de la Abadía.

A.B.

Empleado de banca.

 

Powered by Bullraider.com