Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Pep Garro: "Memoria, amnesia y combinatoria"

Adjuntos:
Descargar este adjunto (texto-javier-dos-col+tarjeta.pdf)texto-javier-dos-col+tarjeta.pdf[ ]562 Kb

Pep Garro: "Memoria, amnesia y combinatoria"

Inauguración el viernes 30 de mayo a las 20h, 2014.

Lugar: Paseo Vintage. Elche

Del 30 de mayo al 29 de junio.

 

 

El collage. La razón de ser de la pintura moderna

El collage es uno de los recursos más innovadores del arte del siglo XX. Braque, a principios de la década de 1910, introduce en sus cuadros cubistas arena y serrín. Braque es el antecesor del papier collé, que vería su primera luz el 13 de septiembre de 1912 cuando Braque, estando de paso por Aviñon, encontró en una droguería algunos papeles pintados de esos que imitan la madera. Al llegar a casa cortó tres trozos de ese papel, los pegó sobre un papel Ingres, dibujó  con carboncillo unos trazos que unían los pedazos entre sí y añadió las palabras al carboncillo BAR y ALE. Esto ocurriría en la localidad rosellonesa de Céret, en el verano de 1912. A la obra la titularía Frutero y vaso. En octubre, Picasso realizó su escultura Guitarra con recortes de cartón. Pero el primer cuadro considerado un collage, curiosamente fechado en mayo de 1912, es Bodegón con trenzado de silla. En el mismo Picasso incorpora a uno de sus bodegones un hule de los utilizados como mantel de bar, con la peculiaridad de que el estampado de este hule es diseño de asiento de rejilla. En este paso no solo hay que destacar la incorporación de un elemento no pictórico a la obra, sino también la incorporación de un objeto fabricado en serie (el hule) a un objeto artesanal hecho a mano (el cuadro).

La ya centenaria técnica del collage ha sido utilizada por excelentes artistas plásticos: Max Ernst, André Breton, Joseph Cornell, Robert Motherwell, Richard Hamilton, Robert Rauschenberg o Washington Barcala. Entre los españoles: Juan Gris, Josep Renau, Esteban Vicente, Gerardo Rueda, Gustavo Torner, Antonio Lorenzo, Francisco Farreras o Dis Berlin.

Pep Garro se sumerge entre sus collages donde va asociando de manera lúdica pequeñas piezas descontextualizadas y cargadas de sugerencias, ofreciendo como resultado un conjunto de obras en las que ha ido creando un mundo cargado de poesía, ironía y vivencias anteriores. El “no tiempo” es un factor a tener en cuenta en los collages de Garro, pues llega a resolver el problema de cómo ensamblar los diferentes elementos para que lleguen a convivir personajes de principios y mitad del siglo XX con un procesador o una placa base de un PC del siglo XXI.

Una inexplicable ternura emana de las obras en las que Garro oculta la cara del personaje y le superpone la cabeza de un animal, ya sea un gallo, un conejo o un elefante. Es el espectador adulto el que tiene que realizar un salto atrás en sus recuerdos e intentar revivir aunque solo sea por unos segundos, la sensación que nos produjo en nuestra infancia el contacto con alguno de los animales domésticos.

Fotografías, objetos, viejos mapas y otros muchos elementos iconográficos <<interesantes>> son agrupados armónicamente obteniendo un feliz encuentro dentro de esta <<bonita>> y <<sorprendente>> serie en la que el recuerdo es la pieza clave.

Quisiera terminar este texto con el recuerdo al mecenas y pintor Fernando Zóbel, desaparecido un dos de junio de 1984, hace ahora treinta años, quien en 1978 escribió a propósito del collage: “La palabra collage  nos es antipática porque nos sugiere cierta colección de materiales dispersos, pero <<interesantes>>, que luego se combinan para formar una composición <<bonita>>, <<sorprendente>.

 

Javier Martín
Conservador de la colección Ars Citerior
25 de mayo de 2014

 

Add a comment (1)