Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Fernando Zóbel

Fernando ZÓBEL (Manila, Filipinas, 1924 – Roma, 1984)

 

Fernando Zóbel realiza sus primeros viajes por España en 1955, donde entabla amistad con Lorenzo, Rueda, Sempere, Torner, etc. Fundador del Museo de Arte Abstracto Español, el “más bello pequeño museo del mundo”(1), con los fondos de su colección personal, Zóbel era Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Harvard, bibliófilo, erudito, persona de vasta cultura, admirador de la obra de Vermeer y Rothko, coleccionista, mecenas, conversador profundo, políglota, viajero infatigable, amigo de sus amigos, persona que vivió con pasión el mundo artístico y cultural, compartiéndolo con aquellos que le rodeaban. Hombre que vivió para el arte, pero no del arte, ya que su procedencia de familia acomodada le permitió no tener que depender de los pinceles. Pero la faceta que nos queda por citar y que tal vez ha quedado un tanto velada por aquellos aspectos tan sobresalientes de su personalidad, es la de ser un gran pintor. Su amor por España le llevó a renunciar entre otras cosas a su nacionalidad para ser considerado un “pintor español”.

Desde sus primeras exposiciones en Boston y Manila en 1951, su pintura fue evolucionando, pasando por la serie negra, volviendo al color en 1963 y alcanzando ese tono profundamente lírico e intemporal que se respira en sus cuadros. Sin embargo, el arte de Zóbel no se entendería plenamente si olvidamos su interés por la caligrafía oriental, tan presente en una parte de sus obras. En esta etapa de colores, de un gusto exquisito, el tema del paisaje es recurrente. A veces, son imaginarios, como en Saturnalia; a veces, son obras inspiradas en paisajes bien conocidos de Cuenca; pero, en ambos casos, son obras que transmiten sensaciones intensas.

Su buen amigo Antonio Lorenzo, en el catálogo La Ciudad Abstracta, nos dice: “Todos hemos sido beneficiados por su amor al arte y por su cooperación entusiasta” (2).

 

(1) Alfred Barr, director del MOMA, La Ciudad Abstracta, Fundación Juan March, 2006.

(2) Fernando Zóbel, “Cuenca y la escala perfecta”, en La Ciudad Abstracta, Fundación Juan March, 2006.

 

Javier B. Martín

2008

Powered by Bullraider.com