Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Alberto Reguera

Alberto REGUERA (Segovia, 1961)

 

En las obras de Alberto Reguera siempre hay una referencia a la naturaleza y sabe unir como pocos abstracción y paisaje. Estos paisajes los construye sobre el lienzo con  acrílico y pinturas metálicas que va superponiendo, produciendo efectos de arrastre, girando en ocasiones la posición del lienzo para seguir depositando nuevas capas, para luego raspar y que de este modo vayan saliendo a la luz los colores más profundos y, al mismo tiempo, se vayan creando las sombras. También utiliza las resinas y los pigmentos soplados o arrojados sobre el lienzo. A este respecto, Rex Weil, crítico de arte de la revista americana Art News, escribió sobre Alberto Reguera: "La técnica meticulosa e innovadora de Reguera está perfectamente adaptada para esta tarea. Reguera utiliza su cuerpo y su aliento, moviéndose alrededor de un cuadro, soplando pigmento seco sobre una superficie mojada. Como una tormenta de polvo, el pigmento se entierra y exagera los contornos de las capas originales de la pintura y de la tela. Es una danza de accidentes controlados, como la naturaleza misma. La topografía pintoresca resultante tiene una textura seca y sutil que absorbe suavemente la luz" (1).

En la evolución de su obra ha ido engrosando el formato del bastidor, hasta llegar al formato “cubo” –según lo denomina el pintor-, en el que se puede observar una verdadera tridimensionalidad.

En el diccionario interno de la obra de Alberto Reguera podríamos citar, entre otras, las palabras: paisaje, nubes veloces, espacios atmosféricos, lirismo, armonía de colores, terciopelo, limpieza, orden, imaginación del espectador... En Cielos de plomo se reúnen todos estos componentes. Es una de las primeras obras en las que engrosa el bastidor para pintar sobre el mismo, dando, así, una mayor sensación de profundidad y continuidad de la obra y brindándonos la posibilidad de ver ese paisaje desde otro punto de vista.

(1) REX WEIL, «Alberto Reguera and the landscape of sensation», texto para el catálogo de la exposición individual de Alberto Reguera en Gallery K, Washington, D.C., 2001.

 

 

Javier B. Martín

2008

Powered by Bullraider.com