Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

EXPONE: CARMEN CALVO

Adjuntos:
Descargar este adjunto (EXPONE CARMEN CALVO.pdf)EXPONE CARMEN CALVO.pdf[ ]641 Kb

EXPONE: CARMEN CALVO

Entrevista a ALFONSO DE LA TORRE, comisario de la exposición


Por Javier Martín

 

 Expone Carmen Calvo. Alfonso de la Torre


Alfonso de la Torre
(Madrid, 1960)

 

Carmen Calvo (Valencia, 1950) inaugura mañana, 1 de diciembre, la exposición  Todo procede de la sinrazón (1969-2016) en el Sala Alcalá 31, en Madrid. Se podrá visitar hasta el 29 de enero de 2017. El comisariado ha sido realizado por el crítico e historiador Alfonso de la Torre, buen especialista en su obra.

 

¿A qué se debe el título de la exposición?

Título poético, elegido por la propia artista, quien gusta utilizar títulos-fricción, esto es, proclamas verbales que se encuentran, al modo casi de un cadavre exquis, con su obra. En todo caso, ubicados ya en el surrealismo, poesía involuntaria son los sueños y la sinrazón, en el sentido de lo onírico, lo que está allende los caminos transitados, la vida corriente, forma parte de la energía que mueve la creación. El artista es un forastero, decía Herbert Read. Crear, señalo a veces, es territorio de resistencia, la sinrazón.

 

Todo procede de la sinrazón. Carmen Calvo. Alfonso de la Torre 

 

¿Cómo plantea esta exposición?

La exposición contiene un conjunto obras (fechadas desde 1969) y contempla la presencia de creaciones en gran formato [como Naturalezas (1993-1994); Silencio (1995) o el políptico Sin título (1997)]. Recuerda, también, la vinculación de la artista a Madrid, pues fue artista de míticas galerías madrileñas de los ochenta, en la agitada época de la Transición, como Buades, Vandrés o Gamarra y Garrigues.

La selección de obras recorre más de cincuenta años de trayectoria, incluyendo algunas piezas míticas como la intervención de la XLVII Bienal de Venecia (1997), titulada Una conversación. Se articula nuestra exposición a través de cinco capítulos, tras una introducción en la que se presentan dos simbólicas pinturas figurativas, una de ellas de 1969 y que da origen a la exposición. Concluye, cronológicamente, con una pieza concebida por la artista para esta exposición, Et pourleche la face ronde (2013-2016). El primer capítulo, “Una arqueología de lo imaginario”, recoge una serie de obras vinculadas a la exposición “New Images from Spain” (Guggenheim Museum, N.Y., 1980); es el momento de acceso de la obra de Calvo a la consideración en nuestro sistema artístico. Se muestran pinturas, principalmente de elementos de barro cocido cosidos a los lienzos (recopilaciones o paisajes) y esculturas (estanterías, mesas o recopilaciones, también sus singulares bodegones o montajes quietistas), datadas en la década de los ochenta. “Ceremonia y objeto”, correspondiéndose en buena parte con los años noventa, da título al segundo capítulo que versa, principalmente, en torno a la ceremonial relación de la obra de Carmen Calvo con el objeto. Partiendo de su Autorretrato, se muestran ciclos como los llamados Cauchos y obras realizadas sobre soportes con pan de oro, surreales mesas con objetos o un encuentro de las creaciones que incluyen cabello. “Canibalismo de las imágenes” analiza la relación de Calvo con la fotografía. Y “Las alucinaciones son innumerables”, el cuarto capítulo de este recorrido, está dedicado a la obra sobre papel, incluyendo algunos de sus libros intervenidos y un conjunto compuesto por un centenar de collages, dibujos, borradores, apuntes nerviosos que, a modo de un convulso mosaico, supone un repaso a sus innumerables alucinaciones, con aire de taller, padecidas durante su trayectoria dibujística.  Finalmente, una zona de contenido multimedia, permite conocer y acceder a ciertas preferencias musicales y cinéfilas de Carmen Calvo, algo fundamental para la comprensión del ingente corpus de su obra. Un corpus que es artístico, pero también emocional y cultural, en el más amplio sentido.

 

 

Todo procede de la sinrazón. Carmen Calvo. Alfonso de la Torre 

 

 

¿Cómo se gestionó este proyecto expositivo?

Consideramos que, tras su exposición en la ciudad de Madrid, año 2002 (Palacio de Velázquez, MNCARS), esta artista, a la que se concedió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2013, merecía una nueva mirada sobre su trayectoria, esta revisión antológica que ahora se propone en la sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid.

Carmen Calvo es, por tanto, en palabras expresadas por la institución, una artista a quien se le debía una gran exposición individual en la Comunidad de Madrid, una relectura en profundidad de su obra.

 

 

 Todo procede de la sinrazón. Carmen Calvo. Alfonso de la Torre

 

 

¿Las obras en su mayoría proceden de  colecciones privadas?

Las obras proceden de museos, fundaciones, instituciones y colecciones privadas. Entre otras: Comunidad de Madrid, Fundació Suñol, Fundación Antonio Pérez, Fundación Bancaja, Fundación Caja Mediterráneo-MACA, Fundación Coca-Cola, IVAM, MACBA y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía,

 

Todo procede de la sinrazón. Carmen Calvo. Alfonso de la Torre 

 

¿Qué lugar ocupa la obra de Carmen Calvo en el panorama artístico de nuestro país?

Artista aparte de los discursos transitados, si se me apura más insertada en corrientes internacionales que en nuestra tradición. Es artista impura, he escrito, polífaga, destructora y recomponedora de nuevas formas pues el misterio de eso que llamamos ver es cuestión primera de esta auténtica incitadora de las imágenes. Capaz de plantear que, -en este mundo nuestro, devastado por el abuso y estulticia de las imágenes, parpadeantes impenitentes en derredor-, se puedan erigir formas-visuales-otras, si se quiere travestidas y deformadas, descompuestas  o recompuestas, surgidas de lo real, quizás cubiertas con elementos o pintura, desvanecidas y sugeridas desde la ausencia; retratos concebidos con objetos superpuestos, manchados o chorreados por cera, lacerados. O, ¿por qué no?, incitar a las imágenes que, cual exvotos de un olvidado pasado, permitan reconstruir la escurridiza imagen del yo. Toda imagen puede ser maléfica o benéfica, tentar la repulsión o la pureza, sanar o destruir: rostros-sin-rostro, paisajes devastados, acumulaciones o espacios sugeridores de presencias.  Y, frente a lo real, Calvo despliega una panoplia de figuras que circulan, con natural aire de nuevas, casi subversivamente, soterradas entre la aburrida reiteración de nuestro tiempo. Lo singular de su obra, esa descontextualización citada al comienzo, es esa distancia y rumor quedo en el fondo de sus propuestas, lo cual no le impide golpear al azar, aquí y acullá, del derecho o revés, en todos los sentidos, imparcial en la vehemencia de sus imágenes, furibunda hasta en las propuestas de placer, porque el mal que padece, la sublevación de su ser de artista, su inmensa sed, no es la mención a un extravío que pudiese repararse, ni a un deseo anhelado. Su obra plantea el embate con el mundo visible que no comprende, ausente cualquier consuelo, es su inspiración tan clásica como de fondo trágico: tormento concedido, tal un misterioso don. Fuera del alcance humano y a ras de tierra.  Ver, gusta en citar Calvo al poeta Valéry, es olvidar el nombre de las cosas que uno ve.

 

 

Todo procede de la sinrazón. Carmen Calvo. Alfonso de la Torre 

 

 

¿Quiere apuntar algo sobre su reciente trabajo de la exposición sobre Palazuelo, en la galería Fernández-Braso?

Es una exposición muy singular puesto que, por vez primera en Madrid, se expone un limitado conjunto de ocho lienzos abstractos que pintó tras su llegada a Paris en 1948, ciudad donde permaneció durante dos décadas.  Alojado en el Colegio de España, en el estudio del piso alto del Colegio, esos primeros cuadros muestran la admiración que impulsó a Palazuelo a buscar en Paris nuevos horizontes creadores, siempre bajo la búsqueda, en lugar prioritario, del mundo misterioso y muy energético de Paul Klee. La exposición, que ha supuesto un cuidado trabajo de investigación, selección y localización de estas. Exposición extraordinaria per se por la reunión inédita de estos cuadros, mas también porque una de las pinturas, el lienzo “Fougue” (1949), considero es la primera pintura abstracta realizada por Palazuelo y deviene, sin dudarlo, una de las más tempranas abstracciones hechas en nuestra pintura de la postguerra, pudiéndose comparar al “Sur noir”, del mismo año, que conserva el Museo Patio Herreriano.  Buena parte de los cuadros de Palazuelo de esos años cincuenta se encuentran ya en colecciones museísticas.

Trabajo basado en una ardua investigación, y en la recuperación de algunos elementos documentales vinculados a esas pinturas, todo ello se refiere en un cuidado catálogo que ha editado la galería. Como recoge el texto, Pablo Palazuelo ejerció en Paris como “el caballero de la soledad”, tal le definió Louis Paul Favre.  Pensemos que su obra obtuvo un extraordinario reconocimiento desde su encuentro con la galería Maeght y fue internacional ya en la década de los cincuenta. En esas fechas numerosos museos integraron sus obras en sus colecciones, de modo temprano: en 1952 la Kunsthaus de Zurich y el Musée National d’Art Moderne, en Paris. En 1953 The Solomon R. Guggenheim Museum, de Nueva York. Y el Carnegie Museum of Art, Pittsburgh, en 1958. De su reconocimiento en este tiempo da buena fe también que nuestro artista sea el único al que James Johnson Sweeney seleccionara para participar en la exposición Younger European Painters-A Selection, celebrada en 1953 en The Solomon R. Guggenheim Museum.

 

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?

Como cada año, inmediata décimo tercera edición  del programa de arte contemporáneo que comisarío para “Ámbito Cultural-El Corte Inglés” en la semana de ARCOmadrid. Este año con la colaboración de Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y Promoción del Arte. Se propondrá un programa constituido por artistas que han reflexionado sobre la imagen-  Entre tanto, preparo una gran exposición en el CEART de Fuenlabrada: “Rafael Canogar Ayer Hoy”, mediados de 2017.  

E inmerso en la escritura de diversos textos críticos. Concluido el “Catálogo Razonado de Obra Gráfica de Manolo Millares”, en el que estuve enfrascado varios años, que se presentará en semanas. Actualmente trabajo sobre monografías relativas a Martín Chirino, Asdrúbal Colmenárez, Milos Jonic y escritos diversos para catálogos (Robert Ferrer o Eva Millares, entre otros). El “Catálogo Razonado de Fernando Zóbel” es, entre tanto, una labor de base en la que comencé hace un par de años y espero concluir en otros dos.

 

Entrevista realizada a Alfonso de la Torre por Javier Martín en noviembre de 2016.

Imágenes del montaje de la exposición. Gentileza Alfonso de la Torre.

Powered by Bullraider.com