Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrevista 10+UNA al coleccionista Javier MARTÍN

Entrevista 10+UNA al coleccionista Javier MARTÍN

Por José Luis Martínez Meseguer

 

coleccion ars citerior comunidad valenciana. javier martin 

 

Javier Martín, comisario y escritor de arte contemporáneo, director y conservador de la Colección Ars Citerior de la Comunidad Valenciana, director de la publicación digital Conservar el arte español, Hijo Adoptivo de la Casa Gran de Folquer, miembro de la Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo 9915, miembro de la Càtedra d´Art Contemporani Antoni Miró Universitat d´Alacant, miembro de l´Associació Valenciana de Crítics d´Art (AVCA) y colaborador del Museo Salvador Victoria de Rubielos de Mora.

Ha sido comisario en las exposiciones “Sempere. Obra gráfica y múltiples”, “El Centro de Cálculo 30 años después”, “El collage, un encuentro”, “Sempere entre amics”, “Sempere 1954-1984”, “Farreras a Elx”, “Paisajes. Miradas contemporáneas”, “Gabinet de papers”, “30 pintores de una generación irrepetible”, “Vela a Elx”, " 60 anys de geometria", “Trazos sensibles”, "La llum del Mare Nostrum”, "Abel Martín. Serígrafo", "Sempere sempre entre nosaltres",  "Paisajes protegidos: de Folquer a São Paulo" y "Guillermo Lledó. Cul de sac".

Ha impartido charlas sobre coleccionismo, serigrafía y arte contemporáneo.

Ha escrito artículos relacionados con la obra de Francisco Farreras, Antonio Lorenzo, Eusebio Sempere, Abel Martín, Rinaldo Paluzzi, Jaume Rocamora, Águeda de la Pisa, José Luis Gómez Perales, Pep Garro, José María Iglesias, Rafael Canogar, Gerardo Rueda, Gustavo Torner, Pedro Muiño, Albano, Robert Ferrer i Martorell, Rafa Macarrón, Dis Berlin, José Mª Yturralde, Salvador Victoria, José Leguey, Monika Buch y Joan Hernández Pijuan, entre otros.

 

1.- ¿Por qué coleccionáis? ¿En qué año comenzáis a conformar vuestra colección? ¿Cuáles fueron las primeras adquisiciones?

El arte me ha acompañado toda la vida, una pasión que descubrí demasiado tarde. A ella dedico la mayor parte de mi tiempo, siempre dispuesto a aprender más y a comenzar nuevos proyectos.

Mis primeros recuerdos sobre una obra de arte contemporáneo se remontan a la edad aproximada de seis años, en la casa de mis abuelos maternos. De ella recuerdo dos objetos: un burrito de cerámica, cuyas albardas servían de palillero, y un cuadro con unas formas redondeadas en color negro, que a mí me parecía que formaban una figura similar a la de un conejo. Años más tarde, comprendí que ese recuerdo correspondía a una serigrafía que Abel Martín había estampado en París para una obra de Jean Arp.

Mi siguiente recuerdo artístico, tal vez con ocho o nueve años, son unas serigrafías que estaban colgadas en la sala de estar en casa de mis padres: una serigrafía de Eusebio Sempere, junto a otra de Juana Francés, hacían compañía a un gran Corazón de Jesús que siempre te estaba observando, sin importar el lugar en que te situaras.

Muchos años de mi juventud transcurrieron entre la obra gráfica de Sempere. Cuando me independicé, me rodeé de serigrafías de Manuel Mompó, Fernando Zóbel, Gerardo Rueda, Juan Barjola, Julio González, Manuel Barbadillo, y del mismo Sempere, todas ellas estampadas por Abel Martín. Pasaría casi una década hasta que adquirí mi primera obra, que fue una litografía de Joan Miró, que compré a principios de los noventa. Y pasarían diez años más (otoño de 1999) para entrar en la obra original única, siendo objeto de mi primer interés un Rueda y un Torner. El porqué de esta elección habría que buscarlo mucho antes, en una visita a Cuenca, un caluroso día de San Pedro, en el verano de 1968. Allí conocimos, mi familia y yo, a esas dos personas tan especiales. Nos hospedamos en la casa adquirida por Sempere, llena de obras. Recuerdo una arpillera de Millares y un Cristo de Julio López, ambos en la entrada, y un collage de Rueda, de los de las cajas de cerillas, colocado encima de la puerta que daba paso a la cocina.

Una de las tardes que estuvimos en la ciudad de las Casas Colgadas, visitamos la casa de Gustavo Torner. De la misma, guardo imágenes del estudio, con sus anillas de gimnasia colgadas del techo. Cuenca, por esos años, era un lugar sin turismo, donde podías cruzar el puente de hierro y madera que  lleva a San Pablo sin encontrar ningún otro transeúnte.

Volviendo a 1999, no fue difícil contactar con la familia de Gerardo Rueda, aunque no conseguí mi propósito de tener un collage de los que buscaba. Respecto a Torner, tardaría un tiempo en poder hablar con él, pero desde el momento en que esa entrevista pudo tener lugar, puedo decir con orgullo que cultivamos una grata amistad. El resultado final de aquel viaje a Madrid fue la compra de un lienzo de José María Iglesias y una obra de maderas de Rueda.

 

2.- ¿Cómo definirías vuestra colección?

Ars Citerior es una colección familiar, que empezó a formarse con obra gráfica de pintores de la generación de Eusebio Sempere, siendo su serigrafísta, Abel Martín, el que comenzó a conservar para sí algunos de los ejemplares que estampaba para autores como Eduardo Chillida, Juan Barjola, Antonio Lorenzo, Antonio Saura… Con el paso de los años, fue agrupando obra original única de aquellos pintores amigos, además de obra de Sempere, y también de Millares, Torner, Salvador Victoria o Zóbel. A la muerte de Abel Martín, en 1993, estas obras pasaron a sus herederos. Posteriormente, hasta 1999,  este grupo de obras serían transmitidas o vendidas a otros familiares. Es a partir de este año, 1999, cuando se consigue ir agrupando parte de ellas y se plantea, entre varios miembros de la familia, aumentar la colección, en la medida de lo posible, y formar un cuerpo coherente, en el que, además, se intenta llenar huecos con piezas de épocas anteriores de los artistas citados y se van adquiriendo obras de artistas actuales. De este modo, podemos decir que las características de esta colección son:

  • Estar compuesta prácticamente sólo de pintura.
  • Incluir exclusivamente obras de artistas españoles o que han desarrollado su obra en España.
  • Tener un periodo cronológico preciso: desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.
  • Todas las piezas son de formato  pequeño y mediano.
  • El cuerpo inicial es la abstracción geométrica, constructivista o concreta.
  • Los autores mejor representados son: Albano Hernández, Dis Berlin, Francisco Farreras, Robert Ferrer i Martorell, Joan Hernández Pijuan, Antonio Lorenzo, Pep Garro, Rafa Macarrón, Águeda de la Pisa, Gerardo Rueda, Eusebio Sempere y José María Yturralde, entre otros.

 

3- ¿Qué temas son los que os interesan?

Siempre nos han interesado aquellos creadores que no han tenido un reconocimiento claro en el mercado, pero que cuentan con una obra de calidad o aquellos que han influido en otros artistas o que han formado parte de un movimiento en una época crucial de la historia artística de nuestro país o que hemos visto en sus piezas “ese algo que no se puede explicar” como dijo Braque. Entre ellos se encuentran: Francisco Sobrino, Ana Peters, Elena Asins, Antonio Lorenzo, Guillermo Lledó, Manuel Barbadillo, Jordi Teixidor, Waldo Balart, Darío Villalba, Antoni Miró, Rafael Canogar, Tomás García Asensio, Massimo Pisani, Jaime Burguillos, Luis Lugan, Julián Casado, Jaume Rocamora, Ramón Urbán, Erwin Bechtold, Gerardo Aparicio, Alberto Reguera, Carlos Evangelista, Pedro Muiño, Ángel Luque, Monika Buch, Daniel Verbis, Sara Quintero, Miguel Galano

Si hablamos de temas, tendencias o técnicas: el paisaje contemporáneo, la abstracción lírica y el collage son tres pilares de nuestro interés.

 

4.- ¿Para qué, según vosotros, sirve el arte?

Recordando las palabras de Gustavo Torner en su discurso de ingreso a la Real Academia de San Fernando: “el arte no existe”, para luego decirnos “Lo que existe son las obras de arte”. Y, teniendo en cuenta las palabras de T.S. Eliot: "Cultura es aquello que hace que la vida valga más", me atrevo a unir estas dos ideas para decir que las obras de arte hacen que la vida valga más.

Pero, sobre todo, el arte sirve al artista. El artista es el único que no podría vivir sin el arte que crea.

 

5.- ¿Qué esperáis de la recepción del público (crítica…) cuando mostráis la colección?

No espero nada. Creo que nuestra misión es la de ofrecer. Dar la oportunidad de que el público que esté interesado pueda conocer mejor la obra de un pintor, que los artistas noveles puedan mostrar sus obras, que quien vea una exposición pueda aprender algo, que más personas pueda interesarse por el arte contemporáneo.

La iniciativa privada, pienso, será sobre la que recaerá, una vez más, una parte importante de la difusión del arte contemporáneo. En este sentido, podemos recordar la actividad de la Fundación March durante décadas. La falta de interés de muchos de los que ostentan cargos públicos en la cultura, el cierre de museos y salas de exposiciones y el gasto desmesurado de años pasados, nos ha llevado a la presente situación. Y para eso estamos nosotros, los coleccionistas, para mostrar las obras que hemos reunido. Si algún crítico acude a una de nuestras exposiciones  siempre le pregunto qué fallos encuentra, para no caer en el mismo error la próxima vez.

 

6.- ¿Cómo relatarías vuestra formación en arte contemporáneo actual?

Como dijo John Constable: “El arte de ver  es algo que se aprende, igual que se aprende a descifrar jeroglíficos egipcios”. Nadie puede enseñarte a ser coleccionista. Lo que te ayuda a crecer es la perseverancia en el aprendizaje, en ver exposiciones, en hablar con los pintores y leer a los críticos libres de compromisos. Quizás lo mejor sea, no hacer demasiado caso a la opinión de las personas que intentan crear tendencias, “enterrando” a buenos artistas y ensalzando en demasía a otros. No es infrecuente la alianza oscura entre el galerista, el director de museo, el crítico y la fundación privada con una colección propia, y con grandes recursos económicos, para promover activamente a un artista o  movimiento determinado, y ahora me estoy refiriendo a altos niveles internacionales sobre todo.

Por otro lado, opino que es conveniente olvidarse de los mercados. Pintores de reconocida valía han tenido un reconocimiento tardío, como Julio González, o han sido olvidados por la historia y recuperados siglos más tarde, como El Greco.

Hacen falta al menos cinco décadas para saber si un artista posee una calidad duradera en el tiempo. Hay que esperar y mientras tanto “Me siento como un custodio temporal”, como dijo el coleccionista Harold Berg.

 

7.- ¿Qué valoráis más en una pieza, en una obra de arte?

No estaría bien que dijese que vaya a juego con el color del sofá, como le dijo una coleccionista a Zóbel cuando le compró una de sus obras,  pero tampoco voy a decir que en ella busco el espíritu humano, o la eternidad o la explicación a alguno de los problemas del hombre. En estos momentos, me conformo con que complete alguna de las líneas que ya están trazadas dentro de la colección o que mejore la presencia de alguno de los artistas.

 

8.- ¿Qué ventajas y dificultades habéis encontrado en vuestra relación con instituciones, curadores/comisarios y gestores?

Ninguna. Las exposiciones han sido propuestas globalmente: título, obras, texto, comisario… Y, si lo han aceptado, todo transcurre normalmente.

 

9.- ¿Qué creéis que diferencia la escena artística española de otras?

Exceptuando unos pocos, los artistas españoles están siendo olvidados en su propio país. Las instituciones prefieren exponer a “artistas emergentes” o que salen en la prensa o que están de moda, antes que hacer un poco de revisión histórica. Incluso una parte del coleccionismo adquiere más obra internacional que nacional. El marco fiscal tampoco favorece la compra de arte y la esperada Ley de Mecenazgo no llega nunca.

En mi opinión, se perdió hace muchos años la posibilidad de dar a conocer lo que se hacía en nuestro país. Olvidaron el mercado sudamericano. Algunos galeristas, que salían al extranjero, aseguraban demasiado el rendimiento de las ferias llevando nombres conocidos. Pero sí quiero destacar el proyecto expositivo llevado a cabo por el Ministerio de Asuntos Exteriores  en su Programa Arte Español para el Exterior, con la intención de mejorar la difusión internacional de artistas españoles. Entre ellos podemos citar a: Joan Hernández Pijuan, José Luis Fajardo, Lucio Muñoz, Rafael Canogar, Jorge Oteiza, Equipo 57

 

10.- ¿Qué destacaríais como positivo y negativo de la situación artística española?

Positivo:

- Que cada día hay más personas interesadas en el arte contemporáneo. Y contar con jóvenes artistas con una buena trayectoria que aún no cuentan con la edad de cuarenta años: Elena Alonso, Marlon de Azambuja, Alejandro Botubol, José Carlos Naranjo, Albano, Robert Ferrer i Martorell, Sara Arjona, Guillermo Mora, Mar Arza, Tania Blanco, Pablo Bellot, José Luis Cremades, Manuel Blázquez, Lidia Toga, Colectivo Señor Cifrián, Fernando Martín Godoy, Ismael Lagares, Cristina Gamón, Manuel Antonio Domínguez, Inma Femenía, Rafa Macarrón, Cristina Toledo, Hugo Fontela, Rosell Meseguer, Carlos Cartaxo, Gregorio Peño, Tomás Vaquero, Gloria Martín, Ruth Morán, José Miguel Pereñiguez, Javier Palacios. Y muchos más de los que me acordaré cuando publiquéis esta entrevista.

- La aparición de proyectos privados alejados de la línea comercial, como el del Espacio OTR en Madrid.

Negativo:

- El uso político de la cultura.
- El cierre de salas de exposiciones y museos, como el Espacio Torner en Cuenca.
- El olvido de buenos pintores que están en la franja entre los 50 y 60 años.

 

+ UNA

Artista/s más cercano/s a v. sentir

Sempere, Hernández Pijuan, Torner, Victoria, Farreras, Rueda

Pieza/s maestra/s de la colección

Las que faltan para completar los huecos de la colección.

El futuro de la colección

Creo que un buen destino sería volver al mercado. Como dijo Pierre Bergé: “No quiero que ninguno de mis dibujos, mis muebles, mis libros, en fin, los objetos de arte que han hecho mi vida más feliz, acaben en la fría tumba de un museo, sino desperdigados por los golpes de martillo del subastador. Y que el goce que me procuró la compra de alguno de ellos se repita en otra persona, heredera de mi gusto”. 

Un espacio donde desearíais exhibir

En una iglesia desacralizada. Y volver al Museo Salvador Victoria.

Pieza/s ansiada/s

Solo aquella que me puedo permitir.

 

Entrevista realizada por José Luis Martínez en noviembre de 2015.

Más información:  www.javierbmartin.com

 

Dentro de la sección ENTREVISTA 10 + UNA, abrimos un apartado que correrá a cargo del gestor, crítico y curador independiente de arte actual José Luis Martínez Meseguer, director artístico de la Colección ARS CITERIOR Comunidad Valenciana y la Col·lecció SALMAIA d'Art Contemporani de la Comunitat Valenciana, que entrevistará a diferentes coleccionistas de arte contemporáneo.

 

 

 

Powered by Bullraider.com