Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Entrevista 10+UNA al coleccionista Juan REDÓN

Entrevista 10+UNA al coleccionista Juan REDÓN

Por José Luis Martínez Meseguer

 

 juan redon. entrevista 10+una

 

Juan Redón nace en 1957 en Puerto de Sagunto (Valencia). Vive y trabaja, desde 1983, en Barcelona. Arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid (1982). Su colección de fotografía contemporánea, está depositada en Artium, Fundación Foto Colectania e IVAM. Acumula también una interesante colección de artoys.

 

1.- ¿Por qué coleccionas? ¿En qué año comienzas a conformar tu colección? ¿Cuáles fueron las primeras adquisiciones?

Colecciono porque estoy enfermo o soy estúpido. Mejor dicho un enfermo estúpido. Cada colección la empecé en un momento diferente. En el año 93 empecé a comprar pintura, en el 96 me decanté por la fotografía, y hace diez años que colecciono artoys, aunque esa colección viene precedida por otra de otros toys, muy anterior, en especial objetos de Mickey Mouse y Batman. El primer cuadro fue una obra de Pepe Nebot, la primera fotografía una obra de Juan Pablo Ballester, y de los toys es imposible recordar el primero que compré.

 

2-. ¿Cómo definirías tu colección?

Hace aproximadamente diez años, para mi exposición en Foto Colectania, «Como si nada», escribí un texto para el catálogo en el que intentaba dar cuenta de mi labor como coleccionista. Se podría resumir en “happy to be lucky” de ser coleccionista. En él explicaba que coleccionar es un proceso de aprendizaje, de investigación y echaba mano de los conceptos “etic” y “emic”, usados en antropología, (uno hace referencia a la visión externa de una cultura y el otro a la interna, a la que tienen los integrantes de dicha cultura), para dar cuenta de mi colección.

Me lo tomé muy en serio e intenté dar cuenta de mi actividad como coleccionista. Tuvo bastante éxito e incluso con el paso del tiempo le ha sorprendido a más de uno.  A mi también, pero por lo ingenuo y naif del mismo.

Si entonces me parecía que coleccionar era un proyecto intelectual, ahora caigo en lo ingenuo de mi razonamiento. Coleccionar hoy en día es todo menos una aventura intelectual, un proceso de conocimiento. Es todo menos eso. Hace tiempo que como decía Unamuno: “he ido dejándome llevar de mi pensamiento, como D. Quijote de Rocinante, al azar de los caminos o de los pastos” y mutatis mutandis llegué a la conclusión de que en España coleccionar es llorar.

 

 3- ¿Qué temas son los que te interesan?

Es más fácil explicar lo que no me interesa. No me interesan las fotos de arquitectura, salvo un par de excepciones, como Catalá-Roca o Julius Schullman. Detesto la moda de las fotos de arquitectura, el mejor ejemplo es el de Candida Höfer, cuyas fotos son el paradigma para aquellos que dicen que una buena fotografía es aquella que podría estar en un calendario.  No me interesan las fotos de toros, de semana santa, no me interesa el instante mágico contemporáneo y  detesto los chistes visuales evidentes y/o ocurrentes.

Me interesa la obra de Miguel Trillo y de Juan Carlos Martínez, entre otros, en España. Richard Prince, Dan Shamesima, Matthey Barney, Collier Schorr y Nan Goldin entre los extranjeros. Evidentemente, estos artistas no agotan mis intereses.

 

4.- ¿Para qué, según tú, sirve el arte?

Si descartas el uso decorativo o el de símbolo de estatus, no le queda mucho recorrido. Disfrute intelectual, como una forma de conocimiento del mundo diferente a las visiones que puede dar la ciencia o la filosofía.

 

5.- ¿Qué esperas de la recepción del público (crítica…) cuando muestras la colección?

No espero nada de la crítica y del público que disfrute con lo que ve.

 

6.- ¿Cómo relatarías tu formación en arte contemporáneo?

Estudié Arquitectura en Madrid en los 70-80. Es una carrera técnica en la que es importante cierta formación artística, al menos en los primeros cursos, pero ello no parece que haya sido muy determinante, no muchos de mis compañeros de entonces están interesados en el arte. Tal vez ese fue el detonante, visitaba regularmente galerías de arte en Madrid, el único museo que existía de Arte Contemporáneo en Madrid estaba en un edificio al lado de la Escuela de Arquitectura en el que visité muchas exposiciones.

Algunos de los momentos importantes en mi formación fueron: Wharhol y sus cuadros con “diamond dust” en ARCO en el stand de Leo Castelli, cuando se hacía en la Casa de Campo; las exposiciones que veía cuando venía a Barcelona en los años 80, en la entonces impresionante Galería Maeght; recuerdo la exposición que vi de Carlos Pazos en Metrónom en aquella época; el descubrimiento de Manuel Ocampo en ARCO, el año que USA era el país invitado; las primeras visitas que hice al MoMa de Nueva York y al Centro Pompidou en París; exposiciones en los 80 en la Galería Juana Mordó , las que organizaba Fernando Vijande, Las Costus, la Galería Bandrés; la pintura-pintura en España, los expresionistas americanos, el pop; los fotógrafos Alberto García-Alix y Miguel Trillo……ParisPhoto.

 

7.- ¿Qué valoras más en una pieza, en una obra de arte?

Para empezar que no sea una “pieza” y mucho menos un “piezón”. Cuando oigo esa horrísona palabra, no sé si me están hablando de un pezón o de un puzle gigante. Como dice la letra de una canción de Estopa: “yo soy un pieza, tú eres mi puzle”. Una vez despertado mi interés, valoro el formato, la técnica y sobre todo el concepto que la genera. Y a pesar de la moda neoconceptual que nos invade, no es un impedimento que una obra sea demasiado “estética”, como dicen algunos cursis. Detesto el feísmo conceptual. Me contaba un coleccionista joven que un crítico o curador emergente le decía que, actualmente cuanto más tercermundista es un país, más arte conceptual genera.

 

8.- ¿Qué ventajas y dificultades has encontrado en tu relación con instituciones curadores/comisarios y gestores?

La posibilidad de compartir las obras de arte de tu colección con el público que acude a los museos, mediante la realización de depósitos, es una de las grandes ventajas. Ayudar a completar sus colecciones es una gran satisfacción. El tener las obras almacenadas adecuadamente, su catalogación, y que se vaya exponiendo regularmente, todo son ventajas. Los inconvenientes han sido mínimos por esa razón acabo de firmar a finales del pasado mayo un nuevo acuerdo con el IVAM.

 

9.- ¿Qué crees que diferencia la escena artística española de otras?

La diferencia fundamental es la dimensión. Pocos millonarios coleccionan arte en España, sin embargo, en Francia, Estados Unidos, Qatar, China y en la India hay muchísimos. El mundo del arte actual está inmerso en lo que llama Slavoj Zizeck el “capitalismo sin fricciones” que protagonizan según sus propias palabras los “comunistas liberales” que son el enemigo de cualquier lucha progresista, ya que pretenden resolver ellos todas las disfunciones secundarias del sistema global, “la encarnación de lo que está mal en sistema”. Continúa diciendo Zizeck: “Los mismos filántropos que donan millones para la lucha contra el sida o la educación tolerante han arruinado la vida de miles de personas por medio de la especulación financiera, creando así las condiciones del surgimiento de la misma intolerancia contra la que se luchaba.” Cita a Bill Gates y a George Soros como ejemplos de esos “comunistas liberales”.

Zizeck parte de la noción de George Bataille de “economía general del gasto soberano”, que se opone a la “economía reservada” del beneficio infinito capitalista y recuerda que Peter Sloterdijk delinea los contornos de la autoescisión del capitalismo que culmina cuando “produce fuera de sí mismo su opuesto más radical”.

Y para acabar de entender el funcionamiento reproduzco una cita del libro de Zizeck «Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales» (Paidós Iberica, 2009):

El modo en el que produce el gesto soberano autogobernador de la infinita acumulación de riqueza es el gesto de gastar esa riqueza en cosas sin tener en cuenta su precio y ajenas a la circulación mercantil: el bien público, las artes [las negritas son mías] y las ciencias, la salud, etc. Este concluyente gesto “soberano” permite al capitalismo romper el círculo vicioso de la reproducción infinitamente ampliada, del ganar dinero para ganar más dinero. Cuando dona su riqueza acumulada al bien público, el capitalista se niega a sí mismo como mera reproducción  personificación del capital y de su circulación reproductiva: su vida adquiere sentido. El objetivo ya no es la reproducción ampliada. Además el capitalismo alcanza así el cambio de eros a thymos, de la lógica “erótica” perversa de la acumulación al reconocimiento y el prestigio públicos. Lo que esto significa es nada menos que elevar a figuras como Soros o Gates al nivel de personificaciones de la autonegación inherente al proceso capitalista en sí: su obra de caridad (sus inmensas donaciones al bienestar público) no es sólo una idiosincrasia personal. Sincera o hipócrita, es el punto de conclusión lógico de la circulación capitalista, necesario desde el punto de vista estrictamente económico, puesto que permite al sistema capitalista posponer su crisis.”

Me pregunto si las colecciones de arte de algunas conocidas instituciones financieras españolas no están basadas en los usos y abusos de la banca con sus clientes, en muchos casos modestos ahorradores y en los desahucios que están de actualidad están en los últimos tiempos.

El ejemplo de lo que ocurre fuera de España podría ejemplificarse con las grandes colecciones de los dueños de la industria del lujo: La colección de Françoise Pinault (Grupo Gucci) expuesta en el Palazzo Grassi en Venecia y que ha sido considerado en algunos momentos como la persona con más poder del mundo dentro del arte, es además dueño de la casa de subastas Christie’s;  la colección de la Fundación Louis Vuitton, al frente de la cual está Bernard Arnault considerado el hombre más rico de Francia, que acaba de inaugurar el edificio de la fundación en París, de 11.000 metros cuadrados, proyectado por Frank O. Gehry y la tercera es la de la Fundazione Prada, que pertenece a Miucca Prada y a su marido Patrizio Bertelli, propietarios de la marca italiana de ropa y bolsos de lujo Prada, que han construido en el sur de Milán un centro de arte contemporáneo de 17.500 metros cuadrados, proyectado por su arquitecto de cabecera, Rem Koolhaas que les ha diseñado alguna de sus tiendas más emblemáticas, como la de Nueva York en el Soho.

No deja de ser curioso el proceso que ha llevado a formarse esta colecciones: los ricos y adinerados pagan precios desorbitados por artículos exclusivos que les permitan distinguirse como nuevas clases sociales y como elementos de diferenciación dentro de cada una de las clases a las que pertenecen o las que pretenden acceder. Los empresarios de artículos de lujo no pueden desmarcarse con sus propios productos de lujo y han encontrado la forma perfecta que les permite sobresalir y adquirir un prestigio para ellos y sus productos que, el dinero y el deseo de los adinerados no pueden otorgarles. El lujo de los fabricantes de lujo es el arte contemporáneo.

La diferencia fundamental es la cantidad de dinero que circula, fuera de España de manejan cifras astronómicas. Otra de las grandes diferencias son los criterios de autoridad que se tienen en cuenta a la hora de coleccionar. Como la ignorancia campa por sus respetos en todas partes por igual, la falta de criterio y conocimiento del medio, lo habitual es acudir a los manidos criterios de otros “sujetos de supuesto saber” que dominan la opinión y determinan la cotización y valoración de las obras y artistas. Todos esos  “sujetos de supuesto saber” no dejan de ser “sujetos supuesto creer”. En España, algunos se rigen por criterios tan absurdos como la supuesta “calidad” de los Premios Nacionales de Fotografía, en el extranjero los coleccionistas son mucho más snobs y como forman parte de los patronatos de museos, como el MoMa, tienen una información más actualizada y ya que disponen de más dinero que el propio museo, solamente tienen que seguir los criterios del mismo y acaban teniendo mejores colecciones desde el punto de vista de los criterios de moda.

Todo este entramado del mundo actual del arte como sostenía Alberto Cardín en su artículo «Los estragos del gusto» de 1991:

Más que un proceso de institucionalización eclesial, subsiguiente a una época de fermentación profética, las artes actuales parecen vivir el estadio fluido y semigrupal de las sectas revivalistas y carismáticas americanas (por hablar del Primer Mundo, desde luego paradigmático: pero podríamos hablar igualmente de “cultos cargos”) con sus grandes ferias curativo-pentecostales, sus cadenas de televisión, sus circuitos (electrónicos y mecánicos) de recogida de fondos, y la impostura continuamente revelada de sus predicadores.

En cuanto a los asesores en la colecciones, siempre he pensado que es como tener una mujer guapa y que se la folle otro (esta ocurrencia me la inspiró una escena de «La gran belleza» de Sorrentino). En España me temo que es como si se la follase el butanero, mientras que en otros países -con más nivel, al menos- lo hace un tipo guapo al estilo de Brad Pitt.

 

10.- ¿Qué destacarías como positivo y negativo de la situación artística española?

Lo positivo es lo caótica y desordenada que es, ello permite que afloren nuevos talentos donde menos te lo esperas. Lo negativo es el anquilosamiento de las instituciones, la falta de empuje de todos los museos periféricos salvo el CAC de Málaga, lo apolillado que está ARCO, lo pequeñoburgués de los intereses de los coleccionistas.

 

+ UNA

Artista/s más cercano/s a tu sentir

Jean-Paul Goude, Wolfgang Tillmans, Miguel Trillo, Richard Prince, Jean-Baptiste Mondino, Matthew Barney, Nan Goldin

Pieza/s maestra/s de la colección

La foto de Wolfang Tillmans, los cuadros de Manuel Ocampo

El futuro de la colección

En un Museo, en una Subasta, o en un contenedor de basura

Un espacio donde desearías exhibir

En cualquier lugar que pudiera ver todas mis colecciones juntas

Pieza/s ansiada/s

La que deseo y no tengo

 

juan redon. entrevista 10+una

(imagenes gentileza Juan Redón)

Entrevista realizada por José Luis Martínez Meseguer en octubre de 2015.

Dentro de la sección ENTREVISTA 10 + UNA, abrimos un apartado que correrá a cargo del gestor, crítico y curador independiente de arte actual José Luis Martínez Meseguer, director artístico de la Colección ARS CITERIOR Comunidad Valenciana y la Col·lecció SALMAIA d'Art Contemporani de la Comunitat Valenciana, que entrevistará a diferentes coleccionistas de arte contemporáneo.

Más información:

http://juanredon.blogspot.es/

https://www.facebook.com/juan.redon/

https://plus.google.com/101954524006425695101/

https://www.youtube.com/user/juanredon100/

 

Powered by Bullraider.com