Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Gonzalo Elvira. Bauhaus 1919, modelo para armar

Gonzalo Elvira. Bauhaus 1919, modelo para armar

 

G  A  L  E  R  I  A     S  I  B  O  N  E  Y

Inauguración: Sábado 23 de marzo, a las 8 de la tarde

EXPOSICIÓN: DEL 23 DE MARZO AL 30 DE ABRIL DE 2019

 

 Nota de Prensa

La galería Siboney presenta la primera exposición individual en Santander del artista argentino GONZALO ELVIRA (Patagonia, Argentina. 1971), que vive y trabaja en Barcelona desde el año 2000, y lo hace con un proyecto muy especial, en torno a la Bauhaus, y en unas fechas muy señaladas, ya que estamos ante el centenario de su puesta en marcha el uno de abril de 1919.

Se trata de un proyecto artístico en el que viene trabajando desde hace años, en torno a la escuela de arte que simboliza la utopía junto a la estadunidense “Escuela Black Mountain” o Black Mountain College (1933 – 1956), centro en el que encuentra acomodo alguno de los docentes huidos de la Bauhaus, como Josef Albers, que acabaría siendo la fuerza motriz de esta institución durante diecisiete años.

Sin ningún ánimo de distorsionar lo que ha significado la Bauhaus, el artista pone el foco en sus obras, en un asunto que está a años luz de regodearse en recitar su larga lista de héroes, -ya fueren docentes o estudiantes-, y nos introduce a escarbar en su realidad. Como casi todas las utopías, no resiste la indagación escrupulosa.

 

Bauhaus1919, modelo para armar

Es el título del proyecto de Gonzalo Elvira, que esconde un juego de palabras entre el año de creación de la escuela y el título del libro “62/Modelo para armar” de Julio Cortázar. Y está realizado a partir de la escuela de arte Bauhaus, fundada en el año 1919 por Walter Gropius, durante la república de Weimar.

La Bauhaus fue un modelo pionero, una escuela de arquitectura y artes aplicadas, que promovió el funcionalismo y de la que salieron figuras imprescindibles en el campo del diseño. Basaba su modelo en la experimentación y la creatividad, que buscaba englobar toda la actividad artística en una nueva arquitectura, reunificando todas las disciplinas artesanales –escultura, pintura, artes aplicadas y manuales-, como partes inseparables del proceso creativo.

Esto fue posible por el enfoque dado por su director Walter Gropius y los directores que lo sucedieron en el cargo hasta el año 1933, cuando fue cerrada por los nazis en Berlín, después de haber tenido otra sede Dessau.

En un primer momento la escuela recupera la figura del artista-artesano, vinculado a los oficios medievales hasta llegar al acercamiento al mundo industrial, y de la arquitectura, artista-productor. Este enfoque fue cambiando de acuerdo a los diferentes directores de la escuela y las circunstancias socio-económicas.

La escuela contaba con un cuerpo de docentes brillantes, Paul Klee, Vasili Kandinski, Moholy-Nagy, Marcel Breuer, Josef Albers, Johannes Itten, entre otros.

Dice Gonzalo Elvira: “Uno de los aspectos que me llamaron la atención de la escuela fue la única presencia femenina de Gunta Stölz dentro del cuerpo docente. Por tanto quería destacar el papel de las mujeres dentro de la escuela ya que de alguna manera fueron segregadas a los talleres de textil, cerámica. No las dejaban participar en los talleres de herrería y arquitectura, alegaban que las mujeres tenían problemas con la tridimensionalidad luego del examen para ingresar a la escuela. Esto sucedía ante la actitud ambigua de parte del profesorado”.

La escuela disuadió a Gertrud Arndt de estudiar arquitectura, quien destacó como fotógrafa y diseñadora de alfombras. Algunas de las alumnas que llegaron con la ambición de ser arquitectas o pintoras, ante las dificultades pasaron al “plan b”, e hicieron de la rueca y de la aguja su medio de expresión, lo que de alguna manera desequilibró la escuela, y el taller textil se convirtió en el que mejor entendió el tránsito de la arquitectura al diseño.                               

Otra de las excepciones fue Marianne Brandt, la primera mujer admitida en el taller de metalistería de la Bauhaus, pero en parte porque ella contaba con el apadrinamiento  de  Moholy-Nagy.

Dice el artista: “Por este motivo, gran parte de las piezas que he escogido para la realización del proyecto, fueron realizadas por mujeres y en su mayoría realizadas en el taller de textil, que a mi entender fueron las producciones más interesantes que se realizaron en la escuela. Gunta Stölz, Anni Albers, Liz Volger fueron figuras destacadas en este ámbito de creación”.

Quisiera destacar la presencia en la escuela de Grete Stern, que se formó como fotógrafa, y es autora de unos fotomontajes a partir de los cuales desarrollé un proyecto amplio titulado como una de sus series: El psicoanálisis te ayudará.

 

 

 

 

 

Powered by Bullraider.com